THE MASTER´S BOOK

 

Autor: Carl.H. Claudy (1879-1957)

Traducción libre y adaptación, por Saúl Apolinaire.  M.:M.:  La Plata, Argentina, 2007.

…………………………………………………………………………..

 

Presentación por el traductor:

 

El título original de la obra de Carl H. Claudy, es  The Master 's Book, y se refiere por supuesto al presidente de una logia simbólica.

En este intento de traducción mas o menos libre, pero tratando de conservar la idea del autor mas que la literalidad, solo se han cambiado dos o tres cosas para adaptarlas a nuestros talleres.

La primera y mas importante es respecto al propio título del libro.

En inglés, y dentro de la logia se tienen a los que alcanzaron el tercer grado, los Master Masons, Maestros Masones, y por otra parte al cargo u oficio del Master of the Lodge, el Worshipful Master.

Para evitar la confusión y ambigüedad, decidí llamar directamente a quien preside la logia como es costumbre entre nosotros, el Venerable Maestro, V.M.

Por consiguiente a quien ya cumplió su tiempo como presidente, en lugar de Past Master, le llamo Ex Venerable Maestro, Ex V.M.

El resto de las adaptaciones son menores, como llamar Oriente por East, Trono de Oriente por Chair of East y Arte por Craft, Cargo por Office, etc.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Este libro ha sido por muchos años la referencia preferida para los Venerables Maestros y de aquellos que  llegarán a Oriente y desean aprender acerca del funcionamiento interno de una logia.

Un libro de liderazgo e inspiración para V.M,  y Vigilantes que aspiran a ocupar ese cargo en la logia masónica.

Interesantes proyectos para convenciones; ideas para atraer a los masones noveles. Una sencilla exposición de los ¨¨ Secretos¨ de la presidencia, la ley masónica explicada con claridad; métodos exitosos y probados para incrementar la asistencia, disminuir la deserción y revivir el interés...

El autor compiló 25 años de experiencia masónica en este volúmen, el cual cada V.M y cada Vigilante debería leer para su propio provecho y progreso de su logia.

 

CAPITULO 1. 

  

Entrenándose para ser V.M.

 

El más alto honor llega a un hermano con su elevación al Trono de Oriente, en una logia masónica. Algunos Vigilantes esperan  con una mezcla de ansiedad y placer ese día, en que, en sus manos, se deposite el mallete de autoridad.

Aquellos que se preparen de antemano para ser un V.: M.: podrán llegar al sitio con aplomo y confianza.

Un Vigilante sabio, no espera a ser electo V.M. para familiarizarse con los papeles oficiales de su jurisdicción, los Procedimientos de su Gran Logia, los libros de la Ley masónica, que con distintos nombres son: Códigos, Reglamentos, Ahiman Rezón, Constituciones, como también el Manual en el cual se ha impreso todo lo que puede serlo legalmente, al estilo de los rituales y ceremonias de grado, y muy especialmente los Reglamentos particulares de su propia logia.

 

Documentación.

 

Un V.M. no solo es el líder de su logia, sino que es además un miembro de la Gran Logia. El familiarizarse con los procedimientos de la Gran Logia, cuestiones pendientes, ordenanzas promulgadas, etc, le dará una especial perspectiva habilitándolo para actuar con comprensión e inteligencia.

Entre la documentación de algunas Grandes Logias(no todas), se hallan los informes de la Comisión de Asuntos del Exterior. Bajo este título aparentemente de poca significación, un oficial revisor resume las actividades de otras Grandes Logias.

El V.M. que comprenda que no es solo el diente de un engranaje en la maquinaria masónica, sino una parte esencial de la Francmasonería universal, podrá ver tempranamente la verdadera importancia y responsabilidad  de su posición.

El estudio de la documentación le dará una visión de las actividades de la Gran Logia, en especial en lo relativo al humanitarismo y filantropía, ya sea que se realice en la propia Casa, o en Orfanatos, Fundaciones, Hospitales o cualquier otra forma de alivio y socorro.

 

Libro de la Ley Masónica.

 

Ser un V.M. de logia es muy distinto a ser el presidente de una sociedad o de un club. El V.M. es llamado a decidir sobre cuestiones de ley y de práctica, que no puede delegar en sus hermanos. El honor de dirigir, conlleva también la responsabilidad.

Para que sus decisiones sean sabias y justas, tal que de parte del Gran Maestre o de su delegado distrital, obtenga recomendación y no condenación, es necesario que conozca la legislación de la Obediencia, los poderes que se le confirieron y sus limitaciones..

Y de la única forma en que puede hacerlo es con el estudio concienzudo del Libro de la Ley Masónica.

 

Ritual.

 

En algunas Jurisdicciones solo un V.M. puede conferir el grado de Maestro Masón. En otras, el V.M. puede conceder autorización a ciertos oficiales, principalmente un Ex V.M. o un Hermano altamente calificado para ocupar el sitial de Oriente durante las ceremonias de cualquiera de los tres grados.

Jamás un V.M. conseguirá poner en escena un ritual de grado, si él mismo no es capaz de ¨hacer el trabajo¨¨.

El V.M. que conoce el ritual, dirige, pero aquel que no sepa o no ¨aprenda el trabajo¨, no está en  posición de  criticar las fallas en el desempeño de los demás. Una vez más, el estudio es importante.

Los grados de la Francmasonería se cuentan entre las ceremonias mas bellas del mundo. Deben ser inspiradoras, elevadoras, tal que animen a que se ame escucharlas.

Si hay fallas, y no se ejecutan con perfección, la responsabilidad es del V.M., ASI ES, aunque sus auxiliares sean inexpertos, solo suya es la responsabilidad.

Tanto la logia como el V.M. deben asistir a quienes han sido elegidos para recibir algún grado.

El candidato ha firmado su solicitud, respondido a los interrogatorios, pagado los correspondientes derechos de admisión, aceptó que se le investigue, acude al llamado, y se somete a la adecuada preparación.

Ahora son sus hermanos quienes le inician en los misterios, para que pueda desear con todo su corazón llegar a ser  -¨ un hermano bueno y confiable entre nosotros ¨.

Ha sido nominado a un grado que deberá provocar en él una impresión, tiene derecho a oír las antiguas y grandiosas palabras que dejaran una profunda  y perdurable impresión en su mente.

Lo que vea y oiga deben convencerle de la antigüedad, dignidad, importancia y solemnidad el Antiguo Arte.

Todo esto es trabajo del V.M. Pero el Vigilante sabio no pierde tiempo y se prepara desde entonces con vista a esos días atareados, para dignificar los grados, poniéndolos en escena, porque le importa no solo al candidato sino a la logia.

 

Amistad.

 

Pocos bienes son más valiosos para un masón que los amigos. En masonería como en el mundo profano, el arte de hacer amigos se encierra en una frase :- ¨Para hacer amigos, se debe ser amistoso ¨

En el mundo, millones de hombres son aparentemente fríos en su exterior, solo a causa de cierta timidez. Muchas veces un hombre al extender su mano, desearía poder decir alguna palabra alegre de saludo, y con todo su corazón llegar a ser un camarada o compañero, pero no sabe como hacerlo.

Y es tan simple!

La raíz de la timidez es el miedo al ridículo, y el ridículo es como el trueno, hiere a cualquier cosa viviente.

El hermano introvertido necesita solamente tener la seguridad de que ...-¨no tendré miedo de aquello que no pueda dañarme, mis hermanos no serán mas críticos conmigo que lo que yo pueda serlo de ellos, no gastaré tiempo y esfuerzo en esperar y no hacer nada, y cuando extienda mi mano, no será solo un esfuerzo muscular¨ ...!

La cordialidad engendra la cordialidad. El hermano que es cordial, verá que esta fluye de sus manos. Verá sonrisas que generan sonrisas. Se dará cuenta que el genuino interés en un hermano, generará un genuino interés en él mismo.

El Vigilante que deja el Occidente para morar en Oriente, debe interesarse al punto de conocer por  su nombre a todos los asistentes regulares en su año de actividad, con la convicción que no hay un bien mas grande para el líder de la logia que la amistad entre hermanos.

 

CAPITULO 2.

 

Los poderes del V.M.

 

El V.M. de una logia masónica tiene mas poderes o facultades que el presidente de un cuerpo secular.

Las mociones de orden, bajo las cuales se conducen parcialmente los negocios de otras asociaciones, se aplican solo limitadamente en la logia.

En una asociación profana, los reglamentos particulares pueden encerrar al presidente como en una cerca de piedra, o sujetarle con grilletes, pero en una logia masónica, ningún reglamento particular  puede restringir los poderes de un V.M. y si lo hace, tiene que tener la aprobación del Gran Maestre o de la Gran Logia.

Una locomotora es una máquina potente si se la usa inteligentemente, pero quién se subirá a una, si está conducida por un niño de diez años ?

Una caja de fósforos puede encender el fuego para cocinar o para incendiar un bosque; un revolver calibre treinta y ocho puede defender un país o cometer un crimen.

Así, el poder es constructivo, solo si se lo usa con sabiduría.

El V.M. que no conoce sus poderes, no podrá usarlos con inteligencia. Y aquel que sabe qué puede hacer y qué no puede hacer legalmente, será el que se conduzca con sabiduría, discreción y éxito.

Las leyes son diferentes en las cuarenta y nueve Grandes Jurisdicciones de los Estados Unidos continentales, pero ciertos poderes de un V.M. son reconocidos universalmente.

 

El V.M. es responsable solo ante el Gran Maestre, la Gran Logia( o el Diputado Gran Maestre), por sus actos. En consecuencia, él debe tener la autoridad total  y dentro de ciertos límites, ser el líder de la logia.

Pero, mientras el Gran Maestre respalda a los V.M. en el ejercicio de su autoridad, será el primero en censurarlo ante las decisiones arbitrarias.

Con una o dos excepciones, solo un V.M. puede emitir comunicaciones especiales de su logia.

En una o dos jurisdicciones, el V.M. tiene el poder de convocar ( summons), al total de la membresía, lo cual confirma la regla.

Nadie, sino el V.M. puede presidir la logia, en su presencia, excepto el Gran Maestre o su Diputado) a menos que sea por su orden.

 

Debate.

 

El V.M. tiene el control total de los debates. Un V.M. puede proponer una moción, secundarla, ejecutarla, cerrar una discusión, rehusarse a aceptar una moción, a su discreción.... pero deberá pensar muy bien antes de rechazar una moción. Si el proponente de una moción rechazada lleva ante el Gran Maestre la cuestión, el V.M. deberá argumentar muy buenas razones o será culpable del uso arbitrario de sus poderes y podría llegar a ser sancionado.

Durante la guerra, un entusiasta hermano propuso que la logia vendiera todos sus activos para invertirlos en Bonos de la Libertad. El V.M. se rehusó a semejante proposición, y el hermano, con indignación elevó su queja ante la Gran Logia. El argumento del V.M. era que una medida tal debía previamente contar con la aprobación  de la Comisión de Finanzas, decisión que fue respaldada como excelente por el Gran Maestre.

En otra logia, una moción para invertir cierta cantidad de dinero en acciones filantrópicas fue presentada, y el V.M. rechazó presentar la moción. Cuando la queja fue elevada, su argumento es que necesitaba ese dinero para recreación ¡

El Gran Maestre amonestó severamente al V.M. por impedir a la logia gastar de sus fondos para propósitos masónicos.

Pueden existir buenas argumentos para rechazar algunas mociones, como que no hay tiempo para las discusiones; cuando hay una agenda de iniciaciones programadas y los candidatos están debidamente notificados y aguardando; que la paz y la armonía de la logia serian perturbadas con la moción; que el tema debe ser tratado y discutido en alguna Comisión creada al efecto, antes de ser traído ante la logia, etc.

 

Apelaciones.

 

Las decisiones de un V.M. no son apelables, ya sea ante la logia, una Comisión o un Ex V.M.

Algunos V.M. son débiles, y temerosos de no poder sostener un gobierno no popular. Estos V.M. han permitido en ocasiones que algún hermano ¨apele ante la logia ¨y quede sometido a lo que esta decida.

Esto es claramente subversivo a la dignidad del V.M..  ¨No es John Smith en el Trono quien rebaja su autoridad, es el Venerable Maestro. (Worshipful proviene del antiguo inglés worchyp  que significa ¨de gran respeto¨).

Si se permite la interferencia con los antiguos usos y costumbres asociadas al Trono del V.M., se estará rebajando la reverencia por la tradición.

 

Ninguna moción de ¨tratamiento sobre tablas¨, ¨levantar la sesión¨, o posponerla, y mucho menos clausurarla, o    “consentimiento unánime para dar la palabra a un hermano¨, pueden ser permitidas.

Solo el V.M. es quien decide cual asunto se tratará hoy o mas tarde.

La logia se abre y se cierra a su voluntad (excepto para alguna Comunicación Oficial  que en algunas jurisdicciones tiene una hora precisa y determinada).

Es para el V.M. decidir quien puede hablar y quien no puede hacerlo. Puede ser responsable de la paz y de la armonía de la logia solo con el control de las deliberaciones. Pero también lo es por la ecuanimidad, caridad e imparcialidad de sus acciones.

Sus hermanos, en tanto no podrán apelar ante la logia para desagravios por alguna acción del V.M., pero sí lo pueden hacer ante la Gran Logia, el Gran Maestre o el Diputado Gran Maestre de Distrito.

En qué lugar se haga una apelación dependerá de cada Jurisdicción, pero conviene informarse en los tomos de la Ley masónica, pues una apelación puede acarrear graves consecuencias si está fundamentada.

 

Comisiones.

 

El V.M. tiene el exclusivo derecho para designar comisiones. La logia puede referir un tema a una Comisión, pero no puede designar a sus integrantes, pues si así fuera no sería el V.M. quien tendría el control de la logia, sino la logia el control sobre el V.M.

Deberá poner mucha atención, entonces en la designación de los miembros de una Comisión como así hasta del menor oficial.

El retoño de hoy es el árbol de mañana. Y el V.M. cuyas designaciones son efectuadas con cuidado, previsión y especial énfasis en la educación y entrenamiento de ciertos hermanos para determinados puestos, verá con el tiempo crecer y fortalecerse a sus designaciones con el correr de los años.

Los V.M. llenan sus vacantes de oficiales con designaciones; Si el Primer Vigilante está ausente, el Segundo Vigilante por derecho inherente asume ese sitio en el Occidente.

Pero si el V.M. es quien está ausente, su sitial lo ocupa por derecho el Primer Vigilante, y si ambos están ausentes, será el Segundo Vigilante quien ocupe temporalmente el Oriente.

 

Actas o Minutas.

 

El V.M. no puede alterar las actas de las reuniones ni invertir de los fondos de la logia sin consentimiento de esta. ( Muchas logias disponen de un cierto caudal para ayuda de emergencia, para que el V.M. lo use sin solicitar autorización de la Logia).

El V.M. puede rehusarse a permitir actas que contengan lenguaje inapropiado o injurias, lo que deberá ser confirmado, si algún hermano insiste, para que en última instancia decida el Gran Maestre o el Diputado Gran Maestre de Distrito.

El V.M. puede declinar poner a votación el acta, si el la conceptúa incompleta, pero no puede cambiar el relato de los hechos.

Visitas.

El V.M. debe controlar quien llega y quien se retira de la logia.

Aquí aparece una gran diferencia entre Poder y Derecho. El V.M. tiene el poder para rechazar abrir las puertas a quien sea, miembro o visitante (excepto el Gran Maestre o su Diputado Distrital), pero debe tener excelentes razones para esta sanción.

Hasta qué punto se extiende el llamado ¨derecho de visita¨es un tema sujeto a discusión. Posiblemente la ley local en este caso sea explícita.

En muchas Jurisdicciones el visitante debe ser siempre admitido, si es que ha sido debidamente probado, excepto que algún miembro de la logia se oponga. En otras, el asunto es exclusivo del V.M.

El V.M. estará aceptando un riesgo cierto si admite a un visitante  a pesar de la objeción de algún hermano.

El V.M. que es sonriente, amistoso, conciliador y apaciguador, que se rehusa a aceptar ofensas, que no ejercita su gran poder a menos que sea necesario, que gobierna con justicia y amor fraternal, y cree que la dignidad de su oficio es el mejor respaldo para esa ¨armonía¨ que es ¨la base y el sustento de toda institución regulada¨, es sin duda sabio y tendrá éxito.

 

CAPITULO 3.

 

Deberes de un V.M.

 

Numerosos y diversos, forman un catálogo que puede inspirar miedo ¡ pero con la determinación de hacer, el interés en cumplir, las dificultades se suavizan y la multiplicidad de tareas pasa a ser una experiencia placentera.

Los deberes de un V.M. pueden resumirse así: deberes con la logia, deberes con los hermanos (incluyendo ausentes y enfermos) y deberes con la muerte.

El primer deber para con su logia es hacer que more allí el éxito y la prosperidad. Esto requiere una cierta combinación de diplomático, financista, consejero, amigo, crítico y .. ejecutivo!

Algunos V.M. consideran que fijar una agenda de trabajos, tener reuniones mensuales y conducir los eventos, es ¨exitoso¨¨.

Pero esto no es más que el esqueleto. Para llenar con carne un programa, el V.M. deberá proveer entretenimiento, instrucción, e inspiración.

Su convocatoria mensual deberá tener el suficiente interés para atraer la atención y asegurar la asistencia.

Un presidencia exitosa requiere mucho mas que enviar saludos y proponer mociones (ver Cap 5).

 

Noticias de Logia.

 

Llamadas en varios modos, Boletín de la Logia, noticias de la Logia, Tablón de anuncios de logia, etc, el arte también navega en una plaga de monótonos avisos enviados periódicamente por V.M. que se maravillan porque su audiencia es muy baja.

Ciertos temas de rutina, por supuesto que deben estar entre las noticias , pero completar con supuesto humor, noticias  personales sin sentido, y trillados lugares comunes , equivale a enviar por anticipado las noticias de la logia a l canasto de desperdicios.

Para hacerlo interesante, hágalo conciso, haga que diga algo y será leído.

 

Finanzas

 

La más cuidadosa atención  y consideración a las finanzas de la logia, es un deber tan importante como para incluirlo con los principales. Algunas ideas acerca de recursos y finanzas, se desarrollan en el Capitulo 9.

Proyectos

Las distracciones masónicas opuestas a canto, música, vaudeville, películas de cinematógrafo, lecturas de tópicos no masónicos, sueles bloquear el salón de la logia en cada ocasión.

El V.M. debe seleccionar la actividad que complazca a su logia, y planear en consecuencia, o designar a un experimentado presidente de la Comisión de festejos, que lo haga por él.

Los festejos de logia no son del tipo ¨ seguro funciona¨, El éxito sigue a la antigua instrucción a los Maestros: ¨Primero programe su trabajo y luego trabaje su programa¨.

Planes para los próximos seis meses (con la suficiente elasticidad como para introducir cambios en inesperados y los necesarios trabajos de grado) son deseables.

Saber que en el primer festejo del año se tendrá un concurso, que en el tercero habrá un debate, en el quinto una competición de gramática masónica, hará que muchos hermanos que podrían quedarse en la comodidad de sus hogares con el periódico de la tarde, hagan planes para asistir a estos eventos.

Debe enfatizarse, que el primer deber del V.M es para con los miembros de la logia, así que la posibilidad de mucho trabajo con varios candidatos debe ser una consideración secundaria.

 

Conferencias.

 

Pocas logias pueden competir con éxito con entretenimientos tales como exposiciones de pinturas, comedias teatrales, salas de concierto o restaurantes.

Un miembro puede ver un mejor programa o tener una mejor comida que la que puede darle su logia.

El V.M que depende para los festejos solo de aficionados o profesionales de segundo nivel, no debería extrañarse de tener sus bancos vacíos.

Una cosa y solo una cosa puede la logia dar a sus miembros, que no hallarán en ninguna otra parte del mundo.

Esa sola cosa es Masonería.

Si se le da al hermano abundancia de masonería no tendrá necesidad de gastar en actividades seculares costosas.

No, Venerable Señor, el autor no quiere .. Oh, con más énfasis, no quiere significar que deba ser un aburrido discurso.

Algunos oradores son capaces de llenar hasta la sofocación una sala, electrizar a la audiencia, dejar a los hermanos boquiabiertos con la belleza, humor  e interés de su charla sobre masonería. Pero, cuantos como este, tiene un V.M. en su equipo?

Además, muchos discursos masónicos son solamente palabras, y pocos serán los que busquen que se les predique en logia.

Si el orador tiene historias, leyes, simbolismo, romance, humor y extravagancias de la masonería, entonces déjelo actuar.

Si en cambio solo presentara una exhortación a practicar el amor fraternal, mejor no lo emplee.

Sin embargo hay un camino para dulcificar la instrucción, y es combinar masonería con interés humano (Ver Cap.7).

El V.M. que es capaz de proveer tal instrucción ¨buena y completa¨  jamás se lamentará de la falta de asistencia.

 

Armonía

 

Uno de los deberes supremos del V.M. es preservar la paz y la armonía, un tema en el cual no se pueden dar instrucciones precisas.

La mayoría de las logias son grupos armoniosos sin camarillas ni facciones. Y otras están divididas brutamente en ellas. La crítica es con frecuencia  mas provocadora de fallas que constructiva.

Cuando se planea un viaje de navegación, se debe hacer esfuerzos para timonear un curso medio.

El que ocupa el Oriente  es el V.M de la logia entera y no solo de un grupo con el cual simpatiza. En América está arraigado el sentimiento de justicia y juego limpio. El V.M. que es justo e imparcial, sea con sus oponentes o con quienes favorecen sus opiniones, ganará en respeto y tendrá el apoyo de unos y otros.

Un V.M. no puede simular un temperamento, y no esperará cortesía o consideración de sus hermanos, si no demuestra a esas cosas desde el Oriente.

Afortunadamente, son pocos los hombres que llegan al Oriente sin una larga experiencia que generó antes aprecio del honor, y creó el deseo de gobernar con justicia, limpiamente, con cortesía e imparcialidad.

El Gran poder de un V.M. crece frente a la falta de criterio. Un puño cerrado no es menos potente porque calza guantes de seda.

Que pena que han pasado los tiempos de los guantes de seda!

Por el bien de la logia, el V.M. no puede permitir que sus actos sean cuestionados, sus órdenes desobedecidas, y su autoridad desconocida.

Cuando sea necesario, la autoridad debe ser ejercida firmemente y sin temor. La Gran Logia estará por detrás y sostendrá a un V.M como este.

En lo posible el V.M. deberá evitar los conflictos mientras pueda hacerlo con dignidad; la radicalización en logia debe ser controlada, y el control  masónico será caballeresco, pero con mano de hierro y decisión.

 

Despacho y prontitud.

 

Los deberes que un V.M. debe a sus miembros, incluidos los candidatos, son específicamente, abrir a tiempo, planear festejos de interés, proveer el trabajo dignificado de cada grado, preservar el orden y la armonía y sobre todo promover el amor fraternal.

Los hermanos que sepan que el mallete golpeará a la hora indicada, pronto se acostumbrarán a la puntualidad. Si el V.M. es impuntual, aquellos que se le asemejan éticamente, son en si mismos impuntuales.

Un V.M. responsable, arribará antes de la hora fijada, quizás animando a que también lo haga el Guardatemplo Externo, para hacer los arreglos y decoración de la logia, saludando con un apretón de manos y por su nombre a cada hermano.

De la misma manera una logia debe ser puntual en la hora de su clausura, excepto en alguna ocasión excepcional en que se planeó una ¨larga tarde¨,

Un cierre temprano significa mucho para algunos hermanos, que esperan llegar a su hogar y retirarse o leer, y también para aquellos que desean tener una hora mas de camaradería después que ha caído el mallete.

De detalles como estos se compone el éxito!

 

Grados.

 

Aquellos V.M que presumen de la belleza del trabajo de grado, tienen algo a favor.

Muchas logias no valoran lo exitoso que puede ser un grado, si se alcanza un clima de belleza, serenidad y coordinación ideal.

Pero ninguna logia carece de alguna dignidad en su trabajo. Muchos hermanos no tienen aptitud para el drama, y otros recitan sus parlamentos repitiendo cual loros.

El V.M. para poder poner en escena un grado, aún el que no fuere todo lo bello que se desearía, pero si con la dignidad suficiente para ejecutarlo pulidamente,  deberá inspirar a sus obreros en un ideal, tal que estén deseosos de ensayarlo,

poder salir de escena en algún momento en que un Ex V.M. pueda realizar mejor el trabajo:  y ser lo suficientemente sabio como para, en las partes mas simples, intrigar a algún hermano en su asiento.

Esto se lo debe no solo a sus hermanos, sino también a los candidatos. Ya sea que este tomando parte, o vigilando que lo hagan sus compañeros oficiales, ningún V.M. permitirá la mas leve conversación mientras se esta ejecutando un ritual.

Ninguna ceremonia, de la naturaleza que sea, podrá llevarse a cabo sin ensayos.

El V.M. sabio, llamará a ensayo a sus oficiales, y tratará que sea para ellos tan interesante como lo es para si mismo.

Pero, la responsabilidad, una vez más, es del V.M.

No es aconsejable preguntar a los oficiales, si desean ensayar, sino que dirá : 

¨ensayaremos ¨ y aguardará a que acudan los oficiales. Y estos oficiales sentirán  orgullo, al igual que los demás Maestros.

Amor Fraternal

 

¿Cómo hace un V.M. para promover el amor fraternal? Es una cuestión imposible de responder, excepto en términos generales. Sin embargo es mucho lo que puede hacer una entusiasta Comisión de miembros o Ex.VV.MM.

Un V.M. entusiasta, que desea reuniones felices, y puede inspirar una Comisión con esos mismos sentimientos, pronto apreciará una diferencia en las sonrisas de sus hermanos.

Somos simplemente humanos, y no requiere demasiado el complacernos!

Respondemos fácilmente a las sugerencias, y los masones somos especialmente fáciles de satisfacer.

Désenos una palabra cordial de bienvenida, comprobemos que el hermano que se sienta a nuestro lado, nos conoce por el nombre, sentémonos con un visitante para mostrarle hospitalidad, sugiramos que el viejo Dr. Brown pronuncie algunas palabras, a pesar de estar tan sordo que no se oirá a si mismo, pero que ocupa ese asiento desde antes que existiera memoria entre los hombres, y responderemos como aquellos que reconocen un liderazgo.

Una de las mas encantadoras sorpresas, y pueden ser más, que provienen del Oriente, es la rápida respuesta de los hermanos a cualquier intento de hacerlos sentir en casa, o que su ayuda es necesaria para que los demás disfruten de esa tarde.

El amor fraternal no es una cosa tangible. No podemos tocarlo, olfatearlo ni pesarlo. Y a pesar de eso, es una realidad. Puede ser creado, nutrido, y puede llegar a ser un poder dinámico.

El V.M. que consigue tenerlo en su logia, verá como todo le es devuelto a su propia persona.

El V.M. que vigila  los esfuerzos de sus oficiales en entablar un ambiente de amistad, no debería maravillarse por el frío clima que se genera en la logia.

Como se ha dicho y escrito, para tener amigos hay que ser amistoso.

 

Los Enfermos

 

Los problemas que presentan los enfermos, ausentes, los casos de beneficencia, son tan diferentes para una logia de ciudad que para la de un pequeño poblado, y solo se puede tratar en los aspectos comunes a todas las logias.

La Francmasonería tiene una posición en la comunidad, y  el público general respeta esto.

Respeto y ubicación son algunos de los escasos puntos de contacto entre el mundo profano y la masonería, que son predicados extensamente. Y uno de ellos es la atención que se les da a los enfermos.

Lo que con frecuencia se denomina con propiedad Comisión  de Ayuda, debería ser una Comisión de Ayuda a los enfermos, y a veces un V.M. se confía en él para separar de sus actividades diarias un tema que no es siempre agradable.

Como estas Comisiones, no siempre funcionan, conviene que el V.M. exija un informe semanal de sus actividades.

Para el final del año, se sentirá mucho mas tranquilo, si ha llamado personalmente a cada hermano que se reportó enfermo. Esto, en una logia cuyos miembros se cuentan con un  número de cuatro cifras, no es posible siempre, pero sí en la mayor parte.

Solo el V.M. que ha invertido devotamente sus tardes  de sábado, domingos y algunas otras horas,  realizando estos llamados, sabrá el beneficio que redunda para el crédito de su logia.

Muchas veces, la alegría perdurable, y la satisfacción ante una visita fraternal inesperada son el salario del V.M. presionado y con escaso tiempo disponible.

El V.M. que tiene sobre sí el fraternal cuidado de los enfermos, seguramente pasará a la lista de los Ex V.M. bienamados.

Un plan ya puesto a prueba es llamar a los hermanos, como voluntarios, para integrar la Comisión de ayuda a los enfermos, asegurando que ningún hermano necesitará realizar más de una visita al mes.

Si el V.M. tiene una Comisión de doce hermanos, y cuatro hermanos enfermos, a cada hermano de la Comisión de se da la tarea de llamar a un enfermo a intervalos regulares de dos días. Si él también llama, el enfermo recibirá cuatro visitas en ocho días.

Esta diversificación reparte la carga, que ya no recae sobre una sola persona,  y asegura a la logia que los enfermos estén debidamente confortados.

 

Asistencia

 

Un V.M. designó a seis entusiastas y jóvenes miembros como integrantes de una Comisión de Asistencia. Dividió su nómina de hermanos en seis partes.( la logia tenía una nómina de trescientos miembros, de los cuales doscientos cuarenta y nueve eran permanentes).

Encargó a cada uno que llamara, visitara, y enviaran notas comunicando los eventos programados. Como resultado, se encontró con dificultades para ubicar a la multitud que asistió.

 

Ausentes

 

El V.M. de una logia muy numerosa, (mas de 1200), con algunos centenares de hermanos fuera de la ciudad,  se dedicó a escribir durante el año cuatro cartas a los hermanos ausentes. Esas cartas fueron escritas a máquina y todas firmadas, ( este V.M. era como un caballo de tiro! ).

La respuesta a la primera carta fue interesante,  a la segunda alentadora, a la tercera entusiasta y a la cuarta, asombrosa.

Muchos hermanos dijeron que jamás habían recibido antes noticias de un V.M. Otra media docena estaba considerando presentar su dimisión, y la reconsideraron al percibir el contacto con su Logia madre.

Miembros ausentes de mucho tiempo escribieron cartas de saludos, de nostalgia, aprecio y uno de los hermanos envió un hermoso mallete como agradecimiento por la atención fraternal.

Aparentemente, todos se sintieron gratificados por la atención que les dispensó el V.M. al recordarlos.

El V.M. en el Boletín de la Logia, citó brevemente algunas de esas cartas, y como resultado logró reunir hermanos de la logia  que vivían en las cercanías de un mismo condado cerca de la gran ciudad.

 

Filantropía

 

Cada logia tiene, y así debe ser, métodos diferentes para realizar obras de beneficencia y socorro.

Algunas tiene fondos especiales para caridad, otras una Comisión de Socorro, muchas dejan tales asuntos en manos del V.M. y otras más, prefieren actuar según el caso.

Lo esencial desde el punto masónico es la velocidad. Ningún llamado de socorro puede ser postergado. Si una logia permanece inactiva por ejemplo durante los meses mas calurosos, (práctica común en muchas jurisdicciones), es obvio que una viuda que ha perdido su trabajo y necesita alimentos, no puede aguardar a que la logia decida invertir cinco o diez dólares en harina y huevos ¡.

El V.M. puede emitir un llamado o comunicación especial ante un caso como ese. Pero las acciones se deben tomar lo mas rápido posible.

La masonería NO ES una sociedad de beneficencia, y ningún hermano ni las personas a su cargo, tienen otorgada la caridad de la logia, pero un masón es caritativo y aunque la logia sea pobre, si tiene algunos fondos, asistirá al hambriento y desvalido. Aquí, como en el mundo profano, dar rápido es dar dos veces.

No es necesario dar recomendaciones a la logia. Las afirmaciones que siguen son simplemente el resultado de la experiencia mundial.

Las logias que prestan dinero a sus miembros, usualmente caen en dificultades.

La caridad, técnicamente una apropiación, es a fin de cuentas, mas satisfactoria para la logia.

Una logia inclinada generosamente a  prestar cien dólares a un hermano, puede dudar en ¨dar¨ veinticinco a un necesitado.

Muchas Grandes Logias, decididamente ven con malos ojos el que una logia actúe como un banco privado.

Cualquiera sea la actitud de la Gran Logia, la posición del V.M. debe ser la de

sondear la personalidad de quien pide auxilio, y guiar las acciones de la logia para que ésta no sufra perjuicios y  el hermano reciba la ayuda necesaria.

 

Siempre en toda logia están los hermanos que simpáticamente solo miran por el tiempo presente.

Con empeño sincero pero equivocado, buscan que los fondos de la logia se gasten en beneficencia.

Ellos piensan que es un derroche invertir en un banquete o en festejos mientras ..¨ cientos de bocas no tienen alimento y las viudas y huérfanos carecen de hogar”.

Estas patéticas apelaciones, con frecuencia mueven a otros hermanos a  la acción, lo que un consejero alerta debe evitar.

Una logia no solo se sostiene con bandas de acero, sino también con lazos de seda de la hermandad, y un entramado de buenas acciones, cordialidad, y sanos intercambios fraternales.

Una logia que invierta todo su capital en obras benéficas, y poco o nada en eventos fraternales, en poco tiempo no tendrá  dinero para ninguna otra cosa.

Durante las batallas los tanques requieren combustible. Si los ferrocarriles donaran todo el combustible a la armada, los trenes que transportan esa gasolina a los puertos de mar no podrían circular.

El mismo principio se aplica aquí. La ayuda debe ser proporcional al Tesoro, y una honrada administración hará que sean legítimos todos los gastos de la logia.

 

Funerales

 

Existen dos momentos de contacto de la Fraternidad con el público muy importantes. Uno es la colocación de una piedra angular, y otro los funerales.  Muchos hermanos jamás vieron colocar una piedra angular, pero todos en algún triste momento, tiene la tarea de sacar de la Mística Cadena, los restos mortales de un hermano, bajo las ramas de la acacia con la esperanza de inmortalidad.

Es muy importante para los familiares que el V.M. conduzca un servicio inspirador, porque es del interés del V.M. y de la logia que la ceremonia sea dignificada a los ojos del público que la presencia.

Las palabras leídas de un libro, jamás son tan expresivas como aquellas que brotan del corazón. El V.M debe dedicar un tiempo a realizar el servicio fúnebre desde el corazón, como aprendió a hacerlo con los trabajos de grado. Deberá aprovechar la oportunidad para asistir a los familiares del hermano que ha partido, e impresionar al público asistente con la solemnidad de los ideales masónicos.

Si la ceremonia no ha sido comprometida in memoria, será facil  conducirla, leyendo y releyéndola previamente, tal que el público no tenga dudas de las palabras pronunciadas, que no haya largos momentos en silencio ni excesivo énfasis.

Por supuesto que una logia será afortunada si no hay algún funeral, pero es deseable ensayar aunque sea una vez al comenzar el año, todo el ritual fúnebre de modo de poder ejecutarlo apropiadamente cuando llegue el momento.

La dignidad y belleza del ritual masónico, en uno de sus pocas ocasiones de contacto con el público, es la mejor prueba de semejante preparación.

Uno de los privilegios de un Maestro Masón es ser llevado al descanso por sus hermanos. Y hacer que este último servicio sea bien realizado es ser fraternal, y mostrar qué poco consuelo puede llegar de un noble servicio, noblemente rendido,  será tener éxito en poner de manifiesto la hermandad.

 

En General

 

Otros importantes deberes de un V.M. en adición a los ya especificados son:

Obedecer, hacer cumplir, defender los Antiguos Landmarks, leyes, reglas y edictos de la Gran Logia y los Reglamentos de su propia logia.

 

Esforzarse en defender las prerrogativas de su cargo. Jamás permitir a ningún hermano inmiscuirse en este asunto, no importa que algún sentimiento de modestia personal pudiera dictarle lo contrario.

El V.M. tiene que disciplinar a aquellos que rebajen el oficio, su dignidad, responsabilidad y privilegios incuestionables.

Preservar la disciplina en la logia, aunque  sea desagradable tener que llamar al orden a algún hermano, pero es impensable que a ninguno se le permitiera interferir con  la solemnidad de un grado.

 

Ver porque todos los oficiales aprendan y ejecuten su trabajo en la forma apropiada. El V.M. es responsable. Es su  deber demandar y recibir apoyo y colaboración entusiasta de parte de sus oficiales.

Entrenar  a todos sus oficiales, familiarizándolos aun con las cosas mas simples de la logia.

Un reunión semanal de todos los oficiales, un lunch en la tarde en la casa de alguno de ellos, puede ser una excelente ocasión para ¨ Hablar de esas cosas ¨.

Si esto no se puede hacer, al menos una reunión media hora antes o después de las tenidas, puede llegar a ser una forma de aunar esfuerzos y criterios para conducir la logia.

Preservar el secreto de las votaciones. Esto además de ser una obligación legal, debe cumplirse pues se puede llagar a perder la noción  de la importancia de esta salvaguarda de la masonería.

En algunas logias existe una ordenanza para mantener el secreto del balotaje, el cual se vuelve obligatorio en caso de votación desfavorable.

 

Citamos a continuación una de tales ordenanzas, para beneficio de aquellos en cuyas logias no existe:

¨Nadie podrá inspeccionar  las balotas para ascenso de grados o iniciaciones, excepto el V.M. y los Vigilantes. Ningún miembro hará saber a otro cual fue la manera en que depositó su balota. Ningún miembro podrá cuestionar a otro en la manera en que votó o fue votado, y en caso de una decisión desfavorable, ningún miembro o hermano visitante, intentará conocer, o por algún medio descubrir, quién se opuso a la elección, bajo la pena, si es miembro de la logia de ser sancionado como ésta lo determine, y si es visitante, jamás se le permitirá volver a entrar a la logia.

Para que ningún hermano quede en la ignorancia de este asunto, el V.M. dará lectura a esta ordenanza inmediatamente después de comprobarse el rechazo en la votación ¨.

 

CAPITULO 4.

 

La Ley Masónica para un V.M.

 

Es asunto del V.M. ver que su logia respete las leyes, resoluciones y edictos de la Gran Logia, y sus propios reglamentos, y sobre todo mantener y respaldar los Landmarks y los ¨Antiguos Usos y Costumbres de la Hermandad¨.

 

La Ley escrita.

 

En la Masonería, como en las naciones, hay leyes escritas y otras no escritas.

Las leyes escritas basadas en los Reglamentos Generales y en Los Antiguos Cargos, son la Constitución y Estatutos de la Gran Logia, resoluciones y edictos, y reglamentos particulares de cada logia.

Los Antiguos Landmarks, son parte de la ley escrita en algunas jurisdicciones y en otras son la ley no escrita.

 

En una jurisdicción extranjera, un masón debe obedecer sus leyes como lo haría con la propia. Por ejemplo un americano residente en el exterior, debe obedecer las leyes del país en que reside, pero no lo exceptúa de las leyes de su propio país, por ejemplo en el pago de impuestos.

Un masón de California no dejará de obedecer las leyes de ese estado, porque haya decidido residir en Maine, por ejemplo.

 

Las Regulaciones generales detalladas en las Constituciones de Anderson de 1723, fueron adoptadas muy poco tiempo después que en 1717 se formara la Gran Logia Madre en Inglaterra. El trabajo se publicó con fecha de 1723. Y sin ninguna duda se refería a las leyes de la masonería que conocían las cuatro antiguas logias que formaron la primera Gran Logia, y esto es mucho mas respetable que el material impreso hace doscientos años.

En general los Antiguos Cargos se refieren a los hermanos como individuos y sus relaciones con los demás y con su logia. Y las Regulaciones generales a la conducta del Arte como una totalidad.

Las Regulaciones Generales pueden ser alteradas por la Gran Logia, pero no los Antiguos Cargos.

 

Ejecución

 

La ley en masonería es  más un tema de corazón que de mente, se trata mucho más de conductas que de sanciones. Y así, con cuidado, un V.M. que comprenda esto, revisará sus preconceptos de leyes creadas por alguna legislatura.

Las leyes civiles se dictan con la inclusión de sanciones y penalidades para quienes las violen.

La ley masónica no tiene sino cuatro sanciones: Reprimenda o amonestación, suspensión definida, suspensión indefinida y expulsión.

Estas penalidades para infracciones serias de la ley masónica, podrán aplicarse luego de un proceso judicial, y un veredicto de culpabilidad, pero la indulgencia, es mucho mas una parte de la ley masónica que de la ley civil.

Infracciones a la ley masónica que reciben juicio y castigo son raras, con referencia al número de masones, la gran mayoría de los cuales obedece gustosamente esas reglamentaciones, cuya ejecución escasa veces es requerida.

 

Universalidad

 

No hay una absoluta universalidad en la legislación masónica para todas las jurisdicciones. Distintas latitudes, distintos caracteres, y diferentes ideas, han dejado sus marcas en las cuarenta y nueve jurisdicciones de nuestro país, y en sus legislaciones.

En lo esencial, hay coincidencia, pero en otros temas se  tiene puntos de vista distintos.

La mayoría de las Grandes Logias en USA adhieren al espíritu de los Antiguos Cargos, y si las condiciones modernas lo permiten, a las Regulaciones Generales-

Por esto es de la mayor importancia que el V.M. se esfuerce por conocer las leyes por las cuales se gobierna su logia, y los patrones legales con los cuales su Gran Logia mide las leyes, edictos y reglamentos.

Conviene que lea los Antiguos Cargos y las Regulaciones Generales de 1723.

 

Al llegar a la última, la 39, leerá que...¨-Cada Gran Logia Anual tiene el Poder y la Autoridad para dictar nuevas Regulaciones, o alterar las existentes, para beneficio de esta Antigua Fraternidad, cuidando siempre que los viejos Landmarks sean preservados cuidadosamente...¨etc.

 

Landmarks

 

Los Viejos Landmarks, o Antiguos Landmarks, son las bases fundacionales de la ley masónica, que no pueden estar sujetas a cambio.

La primera Gran Logia que adoptó los Antiguos Cargos y formuló las Regulaciones, evitó, grandes confusiones,

Pero, aparentemente, la ley no escrita, la ¨ley común¨era tan bien comprendida y practicada que no fue necesario codificarla.

 

Hay un enorme cuerpo de leyes no escritas, todas bajo la denominación de Antiguos Usos y Costumbres, que no se las imprime ni especifica.

Sin embargo los Landmarks han sido llevados a papel impreso y y adoptados en muchas jurisdicciones como parte de la legislación escrita.

 

Mackey hizo una listado de 25 de esos Landmarks que han sido adoptados como oficiales por la mayoría de las jurisdicciones de América. Otras han condensado esto en un número mas reducido y por fin algunas mas tienen un gran numero de Landmarks, además de los listados por  Mackey.

Las jurisdicciones que no los incluyen como parte de su ley escrita, usualmente los siguen y los practican como leyes no escritas.

Hay algunos casos en que alguno de los Landmarks de Mackey no son reconocidos como tales, como por ejemplo el octavo, donde se asienta ..¨el inherente derecho del Gran Maestre de hacer masones a la vista..¨¨

Este fue específicamente abrogado por la primera Gran logia de California.

Pero en general, sea considerada como escrita o no escrita, esta legislación basada en los Landmarks listados por Mackey, se respeta en su espíritu.

 

Los Landmarks pueden ser considerados como relacionados con las Regulaciones y los Antiguos Cargos, tal como las provisiones de la Carta Magna a  la legislación constitucional..

Y asi como la Carta Magna especifica los derechos inherentes de los hombres que toda legislación respeta, así los Landmarks cristalizan la inherente naturaleza de la masonería, aquella que la hacen justamente Francmasonería y sin los cuales seria cualquier otra cosa.

 

Creando la ley

 

Con los Landmarks como bases, los Antiguos Cargos como precedentes, las Grandes Logia escriben sus Regulaciones y las logias sus Reglamentos particulares, que usualmente están sujetos a la aprobación de la Gran Logia, de una Comisión de la Gran Logia o del Gran Maestre.

Los Grandes Maestres, entretanto, toman decisiones y formulan edictos y ordenanzas que mas tarde se incorporan a la ley escrita de la jurisdicción.

Todo este conjunto forma el cuerpo o estructura legal de la Francmasonería, con la excepción de aquellos puntos que presenten conflictos como algunos de las primitivas Regulaciones), y es deber del V.M. comprenderlo y entusiastamente ejecutarlo.

 

Es innegablemente mucho menos rígido que un cuerpo de leyes semejante de la nación.

Si un V.M. interpreta la legislación masónica al pié de la letra, como en la ley civil se hace, el gobierno de su logia puede tornarse impreciso, como si lo fuera por los Estatutos solamente.

Pero, ocurre que el Arte esta bien gobernado. Sus Antiguos Usos y Costumbres, a poco que ganen el corazón de los nuevos hermanos, demostrará una gran resistencia a cambiar el viejo orden a menos que se demuestre que es absolutamente necesario.

Los masones prefieren susurrar un buen consejo a un hermano equivocado, que someterlo a un juicio masónico.

 

La Fraternidad, en este país, maneja anualmente importantes sumas de dinero.

El Arte construye y mantienen un número de templos costosos, y hogares para masones desamparados y las personas a su cargo. La Institución eroga una considerable cantidad en beneficencia.

La mayoría de estos ejecutivos tienen un arduo y laborioso aprendizaje. Todo este trabajo se conduce basado en un tramado no muy rígido de leyes, y con todo la Fraternidad puede ufanarse en el indudable hecho de que está bien gobernada, ordenada, sujeta totalmente a las leyes y con una gran reluctancia a crear nuevas leyes para sí misma que no sean absolutamente necesarias.

 

Será un V.M. capaz aquel que pueda reformular  la clásica pregunta: --¨Dónde fuisteis primeramente preparado para ser masón? y la respuesta para él sería:

 “Alcanzando las fuentes de la legislación masónica de su jurisdicción,

pudiendo gobernar sabiamente, decidir con justicia y liderar a su logia con verdadera autoridad “

 

Lo que un V.M. debe saber

 

Específicamente el V.M. debe familiarizarse con la legislación de la Gran Logia acerca de programas, enmiendas, balotas y balotages, entierros, candidatos ( residencia, calificaciones, apariencia física etc), cargos, correspondencia con otras logias, grados, dimisiones, dispensas, y en especial cuándo son necesarias dobles afiliaciones, si son autorizadas por su Gran Logia, cuotas, elecciones, educación y exámenes, finanzas, instalación, membresía, minutas y afiliaciones, mociones( no de órden), objeciones a los candidatos, ofensas, peticiones, procesiones, apoderados, rechazos,  reingresos a la logia, comunicaciones especiales, Summons, observancia del ritual, juicios, visitas y visitantes, votos y votaciones, cuándo se usen balotas de papel, cuándo hay mayoría, cuándo hay dos tercios, y cuándo hay necesidad de unanimidad, cambios de jurisdicción.

 

Aprenderse todo esto no se supone sea fácil, pero tampoco se supone que sea fácil ser un Buen V.M.

Haber siso electo  V.M. presupone una dedicación al trabajo, y aquí hay abundancia de él.

 

Algunos V.M. jamás se interesan en la legislación, esto sea dicho para vergüenza de ellos ¡

Gran Maestre tras Gran Maestre escriben en su reporte anual, con quejas lastimeras:

¨- Si los V.M. hubieran consultado la legislación, el noventa por ciento de las cuestiones no se habrían presentado ¨.

No conocer la legislación puede sumergir a la logia en verdaderas dificultades. Conocer la ley es como conocer las corrientes y los canales, el marino que sabe esto, evita que su navío se estrelle contra las rocas.

 

En tanto que el libro de la ley masónica de su jurisdicción satisface las necesidades de conocimiento, la lectura de un buen tratado de este tema dará una visión mucho mas clara de los problemas.( Una lista de libros sugeridos se agrega al final de este trabajo).

 

Capitulo 5

 

EL Arte de Presidir

 

Presidir quiere decir, literalmente, sentarse por encima de los demás.

El primer principio de una presidencia exitosa, es usar la autoridad sin estar consciente de ella.!

El oficial que preside una sociedad secular, está obligado por sus dictados y puede ser removido por el electorado; sus decisiones podrán ser apeladas ante el cuerpo que conduce, y siempre se guía  por reglas de orden.

Nada de esto es así para el V.M.  de la logia. Una vez electo, no es controlado por los dictados de la logia, y solo podrá ser removido de su cargo por el Gran Maestre o su Diputado con autoridad.

No se pueden apelar sus decisiones ante la logia, y las  ¨reglas de orden ¨son realmente las que le plazca al V.M.

 

Mociones  fuera de orden

 

En un cuerpo secular, una moción para diferir, enviar a comisión o tratar sobre tablas un asunto, siempre estará en orden.

En una logia masónica, jamás.

Solo el V.M. puede decidir sobre tales cuestiones, y el V.M. no deberá jamás permitir que se traten en alguna Comisión, pues ésta requiere un presidente, y este es el servidor y no el gobernante de la Comisión.

En los negocios usuales de la logia, minutas de reuniones, aceptación de solicitudes, ordenar los balotajes, el V.M. tendrá poca dificultad. Pero los problemas crecen y se producen batallas cuando se trate de revisión de reglamentos, pago de cuotas, aceptar y confirmar informes que involucren a otros oficiales, y allí es cuando el V.M. deberá conducirse con serenidad y justicia, ejerciendo su autoridad con discreción.

 

Mantener la calma

 

Esta es una regla sabia, que usualmente evita debates acalorados. Cuando los debates se toman como asuntos personales, olvidándose del comportamiento fraternal,  puede caerse en el partidismo. Es correcto que el V.M. cierre la discusión y se la postergue  para cuando los ánimos se hayan enfriado.

Un V.M- siempre podrá llamar  ¨del trabajo al descanso ¨ para conseguir ese aire fresco. Haciendo esto con una sonrisa y una pequeña acotación a su propia necesidad de tomarse un tiempo para reflexión, nadie se sentirá ofendido.

 

Mallete

 

El mallete en las manos del V.M. es todopoderoso. Los hermanos deben, prácticamente sin excepciones, obedecer sus mandatos. La Gran Logia verá con muy malos ojos a ese hermano que no respeta la autoridad del V.M.

Un hermano que no cesa de hablar cuando ya la palabra se ha retirado, o que insiste sin tenerla concedida, estará sujeto a juicio masónico y a la correspondiente sanción.

Debido al poder del mallete, el buen V.M. los usará con cuentagotas, y jamás le quitará la palabra a un hermano, mientras pueda evitarlo.

Si ese hermano insiste en un acto ilegal, por supuesto que el V.M. debe actuar con toda su autoridad, pero hay una gran diferencia en las formas en que diferentes V.M. actuan en estos asuntos.

 

Un cierto Ex V.M. se ofendió por el reporte adverso de una Comisión de investigación de un candidato. Seguro de ser apoyado, comenzó :-¨ Pienso que debemos desechar este informe de la Comisión, a menos que sepamos porque se informó desfavorablemente, exijo esas razones ¡

El V.M. pudo haber dado un golpe con su mallete y exclamar:-  Hermano Ex V.M.  usted está fuera de orden ¡ y un Ex V.M. lo sabe mejor que nadie ¡

Lo que en realidad hizo el V.M. fue dar un golpe con su mallete que todos pudieron oir, y dijo: -Hermano Ex V.M. lamento profundamente aplicar la regla de estar fuera de orden a un ilustre y erudito predecesor, pero mi conocimiento de la ley masónica, me dice que las razones para un informe desfavorable, son tan sagradas como las balotas. Lo siento mucho...

Esto puede ser simple de decir, pero es justo la diferencia entre el ejercicio del poder rápido y sin dudar, pero que puede despertar el resentimiento en los hombres, y la paciente cortesía fraternal, mas apreciada por los masones, y que puede marcar la diferencia entre éxito y fracaso  del oficio de presidir.

 

 

Un ¨Buen Deporte ¨

 

Una Comisión de finanzas, produjo un informe en el cual la administración del V.M. era severamente criticada. Prácticamente se le acusaba de desatender las finanzas de la logia.

Golpeado, pero aún en juego, puso la palabra a disposición de la Comisión.

Hermano tras hermano se fueron levantando para discutir el informe, borrando y enviando fuera las frases ofensivas reemplazándolas por otras mas suaves.

Después de algunos minutos de debate, un hermano, un leal aliado del V.M., propuso el rechazo del informe en su totalidad, y la creación de una nueva Comisión de finanzas.

¨Yo no estoy seguro de entender semejante moción ¨dijo el V.M. sonriendo.

 Pienso que la Comisión ha producido un minucioso informe, y no me refiero a sus opiniones sino a las horas de trabajo y a los resultados de este excelente balance financiero.

Sería muy injusto con los hermanos que la componen si procediera a disolverla, o no expresara al menos mi aprecio por sus esfuerzos¨-

La logia aplaudió vigorosamente, y el resultado fue la aceptación de la parte financiera del informe, eliminando todas las críticas.

Pero mas importante, fue que los miembros de la Comisión, caballeros sinceros y honorables, percibieron que el V.M. había sido justo. Así un probable cisma fue conjurado, el V.M. protegió la logia y la Comisión quedó satisfecha.

Una sola palabra equivocada, y un desastre de primera clase hubiera sucedido en la logia!

 

Agilidad y rapidez

 

Algunos hombres piensan a la velocidad del rayo y otros lo hacen mas lentamente.

Aún el pensador  que mas tarda puede conducir sus asuntos con rapidez si previamente ha preparado notas para auxiliarse.  Los V.M. que dependen de un secretario que les dice que hacer en cada momento, son legión,  y ¡ qué seria de nosotros sin el duro trabajo de estos leales oficiales ¡

Pero el V.M. que deja que el Secretario haga prácticamente todo el trabajo raramente tendrá el respeto y la veneración de sus miembros.

 

Déjenlo hablar

 

Un buen V.M. recuerda que  es Maestro de toda la logia y no solo de aquellos miembros que le simpatizan. Sabe que lo que para él no tiene importancia, puede ser vital para otros hermanos.

El hermano que insiste en un juego de bowling o de golf con una logia hermana, puede pensar justamente que es un evento de tanta importancia como los planes del V.M. para una tarde masónica-

Dejemos que hable de eso!

Por supuesto que hay un límite para todas las cosas, y un grado en la agenda no podrá ser diferido al punto que la reunión se prolongue hasta la medianoche y todos se retiren a descansar sin haberlo cumplido!

Pero dentro de lo razonable, el V.M. puede animar a sus miembros para hablar, y así dando la palabra a un hermano Smith o Jones para una breve intervención, tendrá una logia mas unificada y sobre todo interesada, que si solo se esta ansioso por cerrar los debates.

 

Bienvenidas

 

 En  las diferentes logias, hay diferentes bienvenidas, tanto como la tiza se diferencia del queso.-

Algunas logias no extienden bienvenidas especiales, en otras, es de obligación una palabra de saludo a los visitantes, en especial aquellos que han sido recibidos por una Comisión que les ha examinado.

En otras logias, los Ex V.M. solo son reconocidos por sus joyas, las hay en que los Maestros son llamados  cada uno por su nombre, diciendo una palabra de cortesía y ofreciéndole  ¨Tomar asiento en Oriente¨.

Esto debe ser usado con cuidado, y no puede concederse el asiento en Oriente a todo visitante, porque se destruiría su valor como marca de consideración muy especial para aquellos que se han destacado en la labor masónica.

(El lector debe tomar esto con un grano de sal, pues el que escribe este libro es un Ex V-M- ¡)

Hay otro error muy corriente que un V.M. puede cometer al extender una bienvenida.

Y es el gesto de quitarse el sombrero o birrete del cargo.

Aunque bien intencionado, demuestra una ignorancia total del significado de esa pieza del atuendo del V.M.

Estrictamente hablando no es un sombrero, sino un símbolo de su oficio.

No hay mas razón para quitárselo que para despojarse del mandil o de sus joyas.

Un V.M. debe sacar ese símbolo de su cabeza solo en cuatro ocasiones:

 

Cuando habla  o se refiere a la Deidad. Cuando habla de un muerto, cuando el Gran Maestre o su Diputado entra a la logia vistiendo ese símbolo o cuando entrega el mallete de autoridad a otra persona que presidirá.

 

Respeto

 

Debemos insistir enfáticamente  que el V.M. debe sentir un profundo respeto por su oficio.

Muchos hombres en su modestia, evitan encarrilar las acciones equivocadas de la logia, en la idea errónea de que los hermanos pensarán que él cree estar en un nivel superior.

Un hermano puede ser el simple John Smith en el llano, pero cuando ese John Smith es el V.M. debe demandar y recibir el respeto que su cargo exige.

Los hermanos que equivocan el saludo serán corregidos con una sonrisa, pero no debe dejarse pasar una cosa semejante.

El hermano que carece de formalidad al punto de saludar con un cigarro en su boca, puede ser amonestado en privado, pero debe escuchar alguna reprensión desde el Oriente.

El hermano que cruza entre el Altar y el Oriente, deberá aprender que los HH no pueden ocupar el espacio entre el V.M. y las Grandes Luces para circular, porque esas Grandes Luces están en el cargo del V.M..El es quien está titulado para custodiar que siempre estén a la vista.

Aquel hermano que habla fuera de su turno, el que intenta abandonar la sala durante un balotage, el hermano que olvida saludar apropiadamente al dirigirse al Oriente, todos ellos deben recibir alguna palabra de amistoso consejo. Esto puede ser hecho antes de abrir la logia, o por un mensaje enviado por el Segundo Diácono. En ambos casos el V.M. es quien decide.

Sus hermanos, al final de su mandato tendrán la mejor opinión si entrega el cargo a su sucesor con toda la dignidad que conlleva.

 

SONRISA

  

Nada más beneficioso para el Oriente  que una sonrisa. Dos V.M. reinaban en logias hermanas al mismo tiempo; uno un brillante abogado, pero severo como una hoja de acero y frío y austero como un cubo de hielo.

El otro era conductor de ferrocarril y no tenía ni la décima parte de educación, ni el brillo del abogado, pero conocía el especial arte de hacer amigos.

Sea lo que fuera, lo hacía con una sonrisa en los labios.

Aunque no le provocaran el mínimo placer algunos asuntos, los encaraba con una sonrisa.

La logia del Hermano maquinista desbordaba de asistentes, en tanto que la del brillante hermano abogado, estaba siempre casi vacía en la mayor parte del año.

Pero esto no puede hacerse por medio de una orden. Muecas, máquinas de sonreir o contorsiones faciales, no trabajarán.

Las sonrisas efectivas deben provenir de un corazón sonriente.

De todo cuanto se ha dicho puede verse que el arte de presidir con éxito está fundado en la simpatía y la comprensión, y que la piedra angular será la buena disposición y la tolerancia. Sin esto, un V.M. puede no llegar a ser  nunca el venerado oficial que presida la logia.

 

Nervioso?

 

Desde el piso de la logia hasta la plataforma del V.M. solo hay tres escalones, pero que altos que están!

El hermano que por primera vez presida en una logia masónica  y  dice que no esta nervioso, se engaña a si mismo pero a ningún otro.

Pero no hay motivo para continuar estando nervioso. En una carretera muy transitada, el motorista puede siempre detenerse, la prisa que trae puede atemperarse y quizás lo haga un agente de policía.

En una reunión parlamentaria el V.M. puede siempre detenerse para estudiar los antecedentes o llamar a descanso mientras se consulta a otros con experiencia. Jamás hará oídos sordos, ni los desestimará.

Irá lentamente, consultando la agenda, dependiendo del Secretario para auxiliarse, usando el mallete con discreción, sonriendo... y la presidencia comenzará a ser un placer y el V.M. una alegría para sus hermanos.

 

 

CAPITULO 6.

 

Entretenimiento y asistencia.

 

El  V.M. cuyo plan de entretenimiento sea estrictamente masónico, deberá enviar a sus auxiliares por asientos extras en la mayoría de las reuniones.

Muchos V.M. hallan que el problema de la asistencia es muy preocupante. En especial en aquellas logias en que la mayoría de los miembros han perdido todo interés.

Ahora bien, la asistencia en si misma no es de valor si no se les da nada a quienes asisten.

Diez mil masones pueden estar parados antes de un evento mundial, pero no estar recibiendo luz masónica.

La Asistencia no es el fin sino el medio. Cualquier salón de reunión de logia puede prepararse para exhibir un par de gemelos siameses o un hombre tatuado de Borneo, pero aunque se tenga la sala colmada, no será de valor masónico.

La asistencia se vuelve importante cuando el V.M. llena la sala de la logia con hermanos que recibirán entretenimiento masónico, el que consiste en instrucción e información debajo de una capa de placer y cierta diversión-

En promedio, una asistencia del diez por ciento de la membresía es considerada como una buena performance.

Con todo, hay logias que en cada convocación reciben mucho mas cantidad de miembros.

 

Algo Diferente

 

La manera en que se eleva el interés es que se haga algo diferente a lo acostumbrado en logia.

Una logia sobre exigida en trabajo de grado, podrá incrementar su asistencia implementando eventos especiales de reuniones con propósitos fraternales y sociales.

Una logia en la cual un disertante de otra logia, y mejor aún de otra Gran Jurisdicción, pueda ser escuchado, aumentara la asistencia haciendo de esto una practica conveniente.  Una logia  en la cual la educación masónica es casi desconocida, seguramente incrementará la asistencia al poner en marcha un programa de instrucción.

Cuando se asegura la concurrencia de un orador de otra logia o de otra Jurisdicción, debe ponerse especial cuidado en su comodidad.

Estos eventos, usualmente sacrifican tiempo y energía de algunos hermanos, para brindarle hospitalidad masónica y procurar por todos los medios su comodidad. Esto  en especial debe considerarse, si el orador invitado viaja desde cierta distancia con la promesa de pagarle los gastos, los que deberan ser liquidados de forma expeditiva y con prontitud.

 

Actividades Extra Logia.

 

Todos los V.M., coinciden de una u otra forma en proponer que la logia haga esto o aquello, que soporte esto o lo de mas allá, o que tome parte en este evento o en otro.

Y aquí encontramos lo más difícil que es trazar la línea entre lo que la logia puede hacer, y lo que puede realizar un miembro por su cuenta.

Para tal propósito se pueden aplicar dos pruebas de seguridad que incluyen a las actividades de la logia y que son:

Aceptar una invitación, puede provocar entre los miembros que se rompa la armonía de la logia ¿y el otro: Sentará un precedente que en el futuro pueda causar problemas?

Si estas cuestiones pueden responderse por la afirmativa, el V.M. debería cancelar la participación de la logia.

 

Comisiones

 

Un V.M. se encuentra desde el principio enfrentado con dos principios conflictivos; la mayoría de sus propios miembros a los que pueda persuadir para tomar parte en los entretenimientos, los mas interesados en llevar a sus amistades, los que buscan fuera de la logia para participantes, la mayoría, solo tiene talentos de entrecasa.

Cualquier programa de entretenimiento o de instrucción funcionará mejor si de lo deja en manos de un director de comisión competente.

Dándole la plena asistencia y dejándolo trabajar sin interferirlo.

Algunos V.M. designan un director pero pretenden que trabaje según sus dictados. Esta persona debe ser un esforzado trabajador y aún estar en simpatía con las ideas del V.M., pero a menos que sus propias ideas e iniciativa propias se respeten, no podrá ponerlas en práctica con éxito.

Una comisión reducida es mejor que una extensa, si los planes son elaborados, la comisión puede dividirse en subcomisiones, con subdirectores, que pueden reclamar asistencia cuando la necesite.

Pero una comisión central muy grande es difícil de manejar, las ideas en conflicto evitaran el éxito. Una comisión de entretenimiento de tres o tal vez de cinco como mucho, será suficiente.

La dignidad masónica y los honores no son el primer requisito para ocupar el puesto de director de la comisión de entretenimientos.

El Ex.V.M no necesariamente puede ser la mente mas original, el Segundo Vigilante podrá ser un excelente oficial y una promesa de V.M. en cuanto a habilidad y sin embargo no tener la capacidad de dirigir esa comisión.

Mas bien, use el entusiasmo y el cerebro de los miembros más jóvenes. Es fácil ganarse la cooperación de los mas antiguos y de aquellos que la logia ha honrado, preguntándoles qué guía podrían darle a esos jóvenes, pero tratando que no exhiban su calidad.

Unos pocos planes así tratados, al probarse exitosos, incrementaran la asistencia.

 

Acciones sorpresivas

 

Advierta a la membresía que una sorpresa está por llegar. Puede decirles que  ¨harán cosas que no se han visto antes ¨- Y arranque nombrando una comisión para ejemplificar una docena o mas, de temas de legislación y comportamiento.

Ubique deliberadamente a un nuevo hermano en medio del espacio entre el Altar y el Oriente. Llame ahora a un Ex V.M. para que explique porqué esto no debe hacerse.

Durante un balotage, haga que un hermano entre a la sala por la puerta de occidente-

Declare que el balotage es ilegal y comience todo de nuevo. Y una vez mas, asigne a un Ex. V.M. la tarea de explicar eso de la ilegalidad.

Deje que algunos hermanos se ubiquen en el occidente de la logia, y que desde allí aclaren que los procedimientos parlamentarios que gobiernan las sociedades profanas no son de aplicación en una logia masónica, debido a los poderes y prerrogativas del V.M., a cuya discreción se abre o se clausura la logia.

Prepare un debate, y disponga en privado que un hermano apele la decisión del V.M. de la logia.

Declárelo fuera de orden, y explique a todos que solo es válida la apelación ante el Gran Maestre y porqué.

 

Otros hermanos darán el saludo o los signos equivocados. Corríjalos, y tenga preparada una muy breve disertación acerca de las razones para el saludo correcto, y cómo los HH siempre deben conocer en qué grado está trabajando la logia, simplemente por observar la disposición de las Grandes Luces.

Piense en una docena o mas de temas en las cuales las costumbres, la etiqueta o peor aún, la ley masónica puede ser violada, y tenga una breve explicación y una respuesta para cada quien.

El interés en estas demostraciones prácticas es sorprendente.

 

La experiencia de una reunión masónica

 

En cualquier logia, los hermanos tienen algunas experiencias de la masonería

que pueden ser diferentes, placenteras e inusuales.

Uno perdió todos sus fondos en una ciudad extraña, y lo soluciónó través de la conexión masónica.

Otro descubrió un impostor masónico. Un tercer hermano  entabló una placentera relación amistosa a través de una Mutual Masónica.

Un cuarto encontró interés en los usos, costumbres y maneras de la masonería en una Gran Jurisdicción hermana-

Habrá quien  presenció un servicio de funeral masónico en una jurisdicción que no es la suya-

Puede crear una comisión de una media docena de tales hermanos y persuadirlos a que relaten sus experiencias. Advierta esto en la circular de la logia y compruebe como se incrementa la asistencia.

 

 Debate en la logia

 

Elija algún tema masónico sobre el cual las opiniones estén divididas, y prepare dos equipos para la discusión, de unos dos o tres hermanos cada uno, y comience el debate, que no debería durar mas de cuarenta minutos.

Se asignan por ejemplo ocho minutos para la afirmación, otros ocho para refutarlos, seguidos por otros ocho para el primer equipo y unos últimos ocho para la refutación final del segundo.

Y la decisión puede descansar en el voto de la logia.

 

Aquí van algunos tópicos sugeridos;

La masonería es mas efectiva si el tamaño de cada logia es reducido ?

Es injusta la prerrogativa de la logia de mantener su jurisdicción sobre los candidatos rechazados?

Los poderes conferidos al V.M. deberían poder ser limitados por la logia?

Pero, debe informarse que tales temas se debaten solamente por el afán de información, y que tal discusión no alterará en manera alguna la ley o práctica existente al respecto.

 

Un debate de logia puede tener su cuota de humor al estilo de :

“ Los negocios no deben interferir con el golf “ o tal vez:

 “El V.M. debería pagar un salario a la logia, por mantenerle sus privilegios”

Si los participantes del debate son oradores expertos, este sencillo entretenimiento puede ser muy efectivo e interesante.

 

La noche de los Ex.V.M.

 

Llene los asientos con Ex.V.M. en orden de precedencia, para conferirles un grado.

Si no hay candidato disponible, y no existe regulación local de esta práctica, use un candidato simulado de entre los miembros, o emplee el grado conferido en el  más antiguo Ex.V.M. Los oficiales que han llevado el calor y la carga del día estarán por lo general orgullosos de  ocupar ese lugar.

 

Díganos qué piensa.

 

Teniendo diez hermanos, cada uno con una idea, le damos por cuatro minutos la palabra a cada uno, para hablar sobre lo que necesita la logia.

Esto no requiere de un nuevo equipamiento, ni de una nueva sala o más dinero, sino que se refiere a lo mejor y mas interesante, mas vivo.

Tal discusión siempre provoca una cantidad de ideas.

Siempre ocurre en estas reuniones, que en cuanto han acabado su discurso los oradores, los disertantes no preparados serán los  que mas enriquezcan esa tarde de reunión.

 

El Buzón de sugerencias

 

Coloque una caja pequeña con una ranura en algún sitio de la logia, e invite a los hermanos a dejar allí sugerencias y preguntas acerca de cualquier asunto masónico, asegurándoles que en lo posible serán respondidas en la reunión siguiente.

Asegúrese que una media docena de hermanos suficientemente instruidos, deje algunas preguntas en el buzón.

El V.M. deberá preparar al menos las repuestas a una media docena de preguntas,  y enviarlas a la logia.

Las preguntas y respuestas, por supuesto pueden ser obtenidas de libros. Algunas cuestiones que siempre interesan a todos los masones son:

 

¿Qué antiguedad tiene la masonería y como podemos conocer su edad?

¿Cuáles son los diez versículos bíblicos mas masónicos, excluyendo a los citados en el ritual de las Grandes luces?

¿Quién fue William Morgan y cuál fue el famoso Asunto Morgan ?

Si usamos un anillo masónico, las puntas del compás deben apuntar hacia quien lo lleva o hacia el extremo de los dedos, y porqué ?

 

¿Cuál es el origen del uso en masonería de la palabra ¨profano¨para referirse a una persona que no es miembro?

Inglaterra permite doble afiliación; ¿Qué grandes Jurisdicciones Americanas lo permiten y cuáles son los argumentos para no hacerlo?

¿Cuál es y dónde está la logia más antigua del mundo, de los Estados Unidos, y de este estado?

 

Los cantares de la masonería

 

La buena poesía masónica es escasa. Pero, a pesar de esto se puede tener una placentera e inspiradora hora de instrucción y entretenimiento.

Seleccione una media docena de los poemas masónicos mas conocidos y una media docena de hermanos que los memoricen, preparando además una muy breve disertación al respecto.

 

Los mejores poemas para una tarde de estas, pueden ser:

 

De Kipling: The Palace, y My Mother Lodge.

De Burns: Masonic Farewell.

De Goethe: Mason Lodge, Leigh Hunts.

De Abou Ben, Adhem.

De Carruth: Each in His Tongue.

De Burns: On the apron

De Meredith: Ebony staff of Salomon.

De Bowman: Voice of America.

DeMalloch, Fathers Lodge, y de Nesbit, I Sat in Lodge with You.

 

Club

 

Si es posible, podría despertarse el interés en la logia, con la formación de un club de diversión, o dramático, y de estudio de diferentes disciplinas, lo que son buenas formas de incrementar la atención

 

Ritual

 

Una pequeña trampa, que siempre mantiene la atención de los miembros es tener alguna parte del ritual masónico, comisionado a la memoria de al menos una media docena de hermanos.

Se le puede encargar a un candidato a algún grado, a una sección del discurso de la Cámara del medio, o quizás la invocación en el tercer grado

Los hermanos, ahora deberán demostrar cómo lo pueden llevar a cabo en diferentes maneras.

Las partes seleccionadas deber ser cortas.. Si los hermanos están dispuestos a sacrificarse por una buena tarde, el precio puede ser puesto para la rendición más efectiva, pero la decisión final puede hacerse recaer en la logia. Se puede votar en balotas de papel, pero no sin haber consultado a los hermanos con antelación para que todos puedan haber entrado al espíritu de esta pequeña contienda.

 

Expeditivo

 

En una logia en la cual hay mucha actividad y asuntos que tratar, el V.M. contribuirá al interés y la asistencia si pone en marcha las reuniones con presteza.

Las reuniones donde se retrasan los asuntos a tratar, con mucho palabrerío de parte de hermanos bien intencionados, y que en realidad dicen poco, con frecuencia alcanza para mantener alejados a los demás.

No estamos sugiriendo que el V.M. interrumpa arbitrariamente los debates, o que silencie a un hermano- Pero es perfectamente posible despachar con rapidez la primera parte del debate de esos asuntos, preparando de antemano unas palabras al respecto, o también, tener algunos hermanos ¨plantados¨ que comenten las ventajas de hacerlo con rapidez y brevedad.

La ronda de aplausos que usualmente cosechan estos comentarios, les harán cambiar de rumbo y mantener la compostura en la reunión.

 

Educación

 

Ayudará a mantener el interés y por tanto la asistencia, si el V.M. siempre tiene algo para decir a su logia.

Queremos significar con esto una instrucción buena y sin menoscabo.

Una charla de cinco minutos dada por el V.M. acerca de algún tema de interés para los masones, generalmente es un hecho apreciable.

El V.M. debe ser muy cuidadoso en que no matar el interés-

No debe ser gracioso a costa de los hermanos, a menos  que lo haga benévolamente  y de modo que a la vez provoque una sonrisa.

Esto significa trabajo para el V.M.  y lleva a unas 20 disertaciones en su año, pero los maestros esperan trabajo  o quedarán muchos hermanos sorprendidos cuando se ubique en Oriente.

El  material para las charlas es la copia de las publicaciones de la Gran Logia, que contiene siempre muchos temas de interés para todos los miembros.

Un V.M. perspicaz no tendrá dificultad en encontrar en esos volúmenes  varios tópicos para charlas de cinco minutos.

 

Cumpleaños masónicos

 

Una idea que produce resultados es el envío de cartas a los hermanos en su cumpleaños masónico, recordándole ¨- En tal y tal fecha Ud. fue exaltado al Sublime Grado. La fecha de reunión de la logia mas cerca de ese aniversario es tal y tal fecha “.

 “Querría Ud. venir a la logia esa noche, y disfrutar con sus hermanos  que también celebran ese día su cumpleaños masónico y darnos el placer de ofrecer le nuestros mejores deseos ? “

Lo mismo puede aplicarse a los cumpleaños reales, especialmente de los miembros más antiguos.

 

Curiosidad

 

El ser humano es un curioso incurable; el deseo de saber y de comprender

es la madre de los inventos, descubrimientos, civilización y progreso, y es la fuerza que impulsa a los hombres a aprender.

Los V.M. pueden aprovechar ese deseo de saber, para hacer mejores masones de cada uno de los hermanos.

Un encuentro educativo ¨encubierto¨ puede ser interesante, intrigante, vivo, vital y que satisfaga una innata curiosidad..

Las logias que han puesto a prueba los experimentos educativos que aquí se enumeran, usualmente deben repetirlos, e invariablemente la repetición es a salón lleno.

 

Disecando un grado

 

Especialmente recomendado para aquellas logias que tienen poco trabajo

Es la disección y posterior explicación de la primera parte de cualquier grado.

Se procede a iniciar un candidato simulado, interrumpiendo la ceremonia en distintas etapas, donde algún hermano ofrece una pequeña explicación del simbolismo de esa parte del grado que esta en discusión.

Admisión, circunvalación, rito de destitución, antigüedad del mandil, origen de las Grandes Luces,, etc.

Tal disección y exposición requieren algún estudio previo por parte de quienes toman parte, pero dando a cada hermano una interrupción con un solo tema, se minimiza el trabajo de preparación y se incrementa la variedad al poder tomar parte muchos mas.

Debería primero contar con la autorización del Diputado Distrital o aún del propio Gran Maestre; En algunas jurisdicciones la práctica de emplear un candidato simulado ha sido condenada, como un menoscabo a la dignidad de nuestras ceremonias.

Cuando se explica que el propósito de la idea es educativa , sin embargo, es probable que no haya dificultad  y que se obtenga una entusiasta colaboración por parte de quienes detentan la autoridad.

 

Usted debe, Usted  no debe

 

El miembro de logia promedio conoce poco acerca de la legislación masónica, El solo término jurisprudencia, le suena repelente.

Y con todo, la ley masónica es altamente interesante, y puede presentarse así a la logia, de modo que algún hermano dedique algo de tiempo y atención a desarrollar una disertación acerca de esas partes de nuestro sistema legal que nos afecte directamente.

 

La ley masónica tiene grandes diferencias con la ley civil; mucho de la legislación de la masonería tiene mucho de ¨Usted debe hacer¨, antes que    “Usted no debe hacerlo ¨.

Unos pocos puntos seleccionados por el interés del masón promedio, y explicados, ante todo en su origen, y segundo por su uso o necesidad,

serán muy apreciados en cualquier logia.

No es una ardua tarea para un hermano perspicaz hablar de esto: puede usar cualquier buen tratado de Jurisprudencia como uno de los básicos, tal como

Mackey o Pound,  por ejemplo, que son a la vez completos y concisos.

 

Certámenes

 

En general, la mayor parte de los hermanos que toman parte en una reunión educativa, disfrutan hacerlo.

Ningún esquema para reuniones de este tipo han podido superar a los certámenes,. Pues estos le dan a todos la oportunidad de participar.

Los certámenes educativos serán conducidos por un Maestro de Ceremonias, que formulará una serie de preguntas., cuidadosamente preparadas de antemano, y las que tendrán, como respuesta solo una o dos palabras, un nombre o una fecha.

Munidos de papel y lápiz, los hermanos escribirán y numerarán sus respuestas a las preguntas que les fueron formuladas.

Entonces intercambiaran papeles, se leerán las respuestas correctas y los hermanos marcaran las respuestas con un ¨correcto¨o un ¨equivocado¨,según corresponda.

Los ganadores, por supuesto, serán aquellos que tengan el mayor número de respuestas correctas.

El interés por estas competencias puede incrementarse si se ofrecen premios.

Pueden ser de costo prácticamente nulo, tal como un buen libro de masonería, una suscripción a una publicación masónica, un alfiler de solapa, etc.

Las preguntas no deberán ser complicadas, pregúntense solo hechos y no opiniones.

Por ejemplo; ¨¿En qué logia fue exaltado George Washington?, o quien es el Gran Maestre actual de este Estado?. ¿Qué antigüedad tiene esta logia?, ¿Cuántas logias componen esta Gran Logia?, son preguntas todas que solo requieren de una o dos palabras como respuesta.

Pero preguntas al estilo de ¨¿Es una religión la masonería?, o: explique el papel de la masonería en la Revolución, no deberían incluirse pues involucran opiniones y una larga exposición.

Al dar a conocer las repuestas acertadas, el Maestro de Ceremonias inteligente, estará dando una ¨Buena y completa instrucción¨ de valor masónico; por ejemplo, si la cuestión era:  ¿Cuántos Landmarks se reconocen en esta Jurisdicción?, la respuesta correcta sería: veinticinco.

Aquí el Maestro de Ceremonias puede explicar que en algunas Jurisdicciones, son algunos menos, en otros mas, y que la mayoría adoptó la lista de Mackey, en tanto que otras han condensado esos veinticinco en un número

considerablemente menor, y así siguiendo.

 

Climax

 

En cualquier entretenimiento de logia, sea este puramente de diversión o

de instrucción masónica, disponga las cosas de modo de llegar a una culminación; cuando se alcanza ese punto, debe darse por finalizada la tarde.

Si el programa incluye un orador principal, déjelo para el final.

Después que él haya  terminado, no permita que unos cuantos hermanos comiencen a dialogar. No hay nada que pueda dar por tierra una excelente conversación como la incapacidad de comentar brevemente lo que se ha encontrado bueno de lo dicho y hablado en la logia.

 

El Ex V.M. John Smith y el hermano Henry Robinson pueden ser hombres buenos y confiables, amados por sus hermanos, considerados con respeto, pero a menos que sean además oradores de gran calibre, sus comentarios suplementarios usualmente dejan un manto helado lo cual enfría el entusiasmo!.

El viejo adagio de los oradores: ´Levántate, habla, calla  “ , puede muy bien aplicarse aquí. Cuando un programa ha finalizado, considérelo Terminado!

Esto hará que los hermanos retornen a casa deseando que la tarde hubiera sido mas larga, en lugar de:  - “ Estoy contento de que haya terminado! “

 

CAPITULO 7

 

Ponga la logia a trabajar

 

El  V.M. entusiasta, usualmente encabeza una logia de ese carácter.

Nadie podrá inculcar entusiasmo a los demás si no lo posee él mismo.

Y nadie mejor que el V.M., entusiasta acerca de la masonería, de su logia, sus actividades,  quien puede  conocer unos pocos trucos para que desde el Oriente se pueda inspirar a los demás.

Es una verdad remanida , pero cierta:  los hombres aman al trabajo cuando no tienen que hacerlo!

El V.M. que pone a trabajar a los hermanos en alguna tarea, justo en la que no es importante, tendrán reuniones entusiastas.

 

Actividades

 

Los hermanos pueden estar interesados en docenas de actividades.

Una comisión para recibir, no solo a los visitantes sino a todos los hermanos que llegan, siempre es de valor.

Comisiones rivales, quizás una seis, pueden formarse para proveer entretenimiento, una por reunión.

Un premio puede darse a la comisión que haga la tarde mas popular.

 

Nota: (Diferentes logias, tienen distintos métodos. En una logia que debe contar las monedas, el premio lo debe ofrecer el V.M. personalmente-

Premios adecuados pueden ser: Una tarde en un teatro para todos los miembros de la comisión, un libro de masonería o un botón de solapa( pin) para cada uno de  sus integrantes.)

Hay Comisiones muy exitosas que llaman a los miembros que violaron la ley, o las que persuaden a los hermanos que se quedan en casa cuando han recibido invitaciones personales para asistir. También lo son las que invitan a hermanos de logias foráneas que temporariamente residen en la jurisdicción de la logia, las comisiones para los enfermos, y equipos rivales para cada grado.

Un V.M. puede así poner a un centenar de hermanos a trabajar, con resultados que frecuentemente sorprenden, resultando en un nuevo interés en la logia y en las tareas, cuando estas se han definido con claridad.

 

Pago del salario

 

El trabajador es merecedor de un salario. El único pago que un integrante de una comisión puede recibir es el salario que le entrega el V.M.

Páguelo, páguelo con generosidad, páguelo con frecuencia.

Haga esto, de pie, diciéndole a la logia lo buenos trabajadores que han sido y dándoles  las gracias.

Hay casos especiales de trabajos meritorios donde el hermano al que se le agradecerá debe ser conducido al Altar, y allí lo recibirá.

En la Cámara del Medio, los obreros recibían sus salarios en grano, vino y aceite.

No permita que todo el aceite quede en la tierra. Un pequeño derrame desde el Oriente es muy buena diplomacia masónica

 

Viajes

 

Muchas Grandes Jurisdicciones mantienen algún proyecto favorito—un Hogar, un Hospital, un orfanato, fundaciones de caridad, bibliotecas--- todos excelentes perchas en las cuales colgar las ropas del entusiasmo.

Comisione algunos hermanos para visitar estos lugares y que puedan luego hablar en la logia acerca de ellos.

Organice un viaje de peregrinaje al Hogar, en  tarifas especiales, anunciando también que puede ser una suerte de picnic para damas, si la logia gusta de llevarlas, en lugar de quedarse solas.

Encuentre un graduado exitoso de la Escuela Hogar y déjelo que hable a la logia de ello.

¿Tiene el Hogar una banda ?. Organice una comisión de concierto, que reúna fondos para traerlos a actuar en la logia, haciendo participar a  logias vecinas. Probablemente se vea que el salón de la logia no es de la capacidad adecuada.

Muchas logias tienen una logia hermana en su Jurisdicción o en una vecina, a la cual le une unos lazos muy estrechos.

Las visitas anuales a tales logias resultan en unas tardes de gran asistencia fraternal.

Si la logia hermana no está vinculada al V.M. por lazos especiales, busque uno y haga rodar la bola invitando a esa logia a visitarles.

Elija la logia mas reciente, la mas antigua, la mas histórica, la mas grande o la mas reducida;  una logia donde el V.M. tenga el mismo nombre que Ud,; una logia con el mismo nombre que su propia logia; cualquiera de todas estas cosas puede ser una excusa válida para establecer los lazos..

Si los reglamentos de su Gran Logia lo permiten, podrían hacerse en conjunto la administración de algún grado. Pero antes de enviar invitaciones para estos eventos, asegúrese que la Gran Logia contempla con buenos ojos  semejante intercambio de trabajos. Consulte al Gran Diputado de Distrito o al Gran Maestre.

Su Estado, tiene algún sitio histórico, parque, monumento, campo de batalla ?, Organice una visita de su logia. Esto será especialmente fructuoso si hay algún interés masónico en esa visita. Un viaje a Yorktown, Williamburg, Valley Forge, Custer s, Land Stand, Fort Dearborn, Meeting of the Mountain, etc, pueden siempre asociarse a la masonería,  pues muchos de sus grandes hombres pertenecieron a ella.

 

Servicio

 

Los masones no son hombres con “distintivos  “ en sus solapas

La masonería es una fuerza vital en las vidas de muchos. Un toque en la tecla correcta y sencillamente el entusiasmo comienza a fluir de sus miembros.

Un hermano fue herido y se requería una transfusión de sangre. El V.M. se enteró de esto en una noche de tercer grado.  Se tenía la costumbre de hacer una pequeña charla antes de la ceremonia resaltando sus significados.

Aprovechando de esto, decidió hablar unos cinco minutos acerca de los Cinco Puntos, y después llamó para encontrar voluntarios a la transfusión.

Unos quince hermanos se levantaron al punto, demostrando que esos Cinco puntos significaban algo para ellos.

 

El V.M. de una pequeña logia del medio Oeste, pobre en finanzas, tenía ante sí un caso especial. Un hermano de su logia había perdido su casa por un tornado. Y decidió hablarle a la logia. El Tesorero dijo, “pero no tenemos dinero, Venerable..”

“¿Quién habló de dinero ?, replicó el V.M.,  necesitamos voluntarios con herramientas, que  cada uno pueda brindar un día de trabajo, dos dias, lo que sean capaces de dar. No podemos comprarle una casa nueva, pero no nos  sentiremos como hijos de los pioneros si no podemos construirle una!.

Treinta y cuatro hombres reconstruyeron la casa del hermano, y después pedían al V.M. otros días felices como estos

 

Por Amor

 

Déjele a los HH la chance de hacer algo, no importa lo pequeña que sea. Un hermano convencido  de que puede ayudar, se vuelve entusiasta.

Un V.M. destinó a un joven hermano como asistente de un débil y olvidado G.T.E. a quien mucho respetaba.

La tarea del joven era la de ordenar los mandiles y las joyas de los oficiales, pero con la compañía del viejo oficial durante una media hora antes y otra al final de las reuniones.

Al finalizar el año, agradeciendo al muchacho, le dijo “sin duda que estará contento que el nuevo V.M. le asigne ese trabajo a otra persona  ? “

¿Contento ?,  no lo estaré si no me lo vuelven a asignar a mí, fue la respuesta.

El muchacho no se había perdido una sola de las reuniones, y probablemente, en adelante no lo hiciera jamás.

Un cierto Ex V.M. había asistido en todo el año a una o dos reuniones solamente. Se decía  que ese hermano había sido un activo trabajador en la logia, pero ahora que no tenía tarea se sentía perdido.

Le daremos algo para trabajar”, determino el nuevo V.M. y le ofreció al Ex V.M.  el cargo de Capellán de la logia.

El Ex V.M. protestó de que era demasiado viejo, que ya había un ministro en la logia ( que pocas veces asistía) , que no había tenido trabajo por años... el V.M. desoyendo todo esto le dio el puesto. y resultó que no hubo tormenta capaz de hacer que no concurriera a la logia. El entusiasmo  fue enorme con un pequeño trabajo constructivo para realizar.

Tendrá una “Gran  Noche”? ,  invite a una media docena de hermanos a que trabajen como camareros (stewards)  transportando sillas y bancos.

Hay una “Gran Cena” para alguna ocasión especial?, seguramente muchos hermanos estarán contentos ayudando a preparar las mesas y servir la comida.

Se tiene algún hermano semi inválido al que no le es fácil llegar a la logia?, haga que algún voluntario le hable y lo traiga desde su hogar.

El V.M. puede hablar con algunos hermanos para que ayuden a trasladar a otros que no viven en las cercanías. Un miembro que no tiene un automóvil, apreciará  este gesto de un hermano mas afortunado.

Un V.M. no necesitara de mucha imaginación para  pensar mil y una cosas con que interesar en el trabajo a los miembros de la logia. y no necesitará mas de dos o tres reuniones para ver los efectos de estas sencillas maneras de crear entusiasmo, aumentando la asistencia, y elevando a grandes proporciones el orgullo y la satisfacción de trabajar para que la logia sea el mejor lugar de encuentro.

Pruébelo, y se sorprenderá !

 

CAPITULO 8.

 

Secretario, Vigilante, Ex V.M.

 

El recurso más valioso de un V.M. es un Secretario competente y leal.

Un buen oficial a su izquierda, es como una rueda balanceada, un toque con el pasado, un compendio de conocimiento, una ayuda muy presente en el momento de dificultad. Por el contrario, un Secretario sin interés, indiferente o incompetente, y aún enfrentado al V.M. es una severa carga en contra.

 

Minutas.

 

Es usual depender en muchas cosas del Secretario, pero éste no puede responder por todo.

Es al V.M. al que el Gran Maestre hace responsable de su logia. El Secretario redacta las minutas,  la logia las confirma, pero es el V.M. el responsable de vigilar que todo lo que se escribe sea correcto, y que nada sea inexacto, incompleto o fuera de lugar.

El V.M. puede rehusarse a confirmar  una minuta- Lo que no puede es alterar, enmendar, borrar o agregar algo,  excepto  que como cualquier hermano, puede  sugerir alguna modificación .

Lo que si puede hacer el V.M. es rehusarse a considerar alguna moción para aprobar minutas incorrectas, y el Diputado Gran Maestre o el Gran Maestre mismo, invariablemente apoyarán esta decisión.

 

Los masones son seres humanos, y por lo tanto no perfectos.

Puede haber ocasiones en que un  Secretario obsecado se rehusa a registrar algo por escrito, o busca que se confirmen minutas impropias. En tales casos, el V.M. puede elegir entre usar el gran garrote o la suave aceitosidad de la diplomacia, pero debe vigilar para tales minutas no provoquen una censura por parte de las mas altas autoridades.

Es tarea del V.M. supervisar los libros del Secretario, los documentos recibidos y los enviados.

Ningún buen Secretario se resentirá por esto, por el contrario, sabe que lla responsabilidad compartida, es media responsabilidad.

 

¿Quién manda aquí ?

 

Hay logias en las que se dice, - “Oh, realmente es el Secretario quien manda aquí ..

Si esto fuese cierto,  seria porque los V.M.  se han dejado ir deslizando por el camino mas fácil.

El V.M. le dice al Secretario:sugiérame los nombres para integrar la Comisión para tal petición, o -” quiero saber cual será la mejor forma de disponer el trabajo para los próximos dos o tres meses.”

Y el Secretario lo complace. Las peticiones llegan a manos del V.M., con los nombres escritos de la Comisión,  y una agenda preparada de trabajo se le acerca a manos del V.M.

Es claro, que así en unos pocos años, es realmente el Secretario y no el V.M. quien controla a la logia.

 

El V.M. que elude responsabilidades pues tiene como soporte al Secretario, está injuriando a la logia, arruinando un Secretario, y dejando el Oriente con la sensación de no haber hecho nada.

El V.M. que es un Maestro, que ayuda al Secretario en lo que sea posible,  recibiendo sugerencias de su parte,  agenda su propio trabajo, conduce su logia por sí mismo,  viviendo todas las responsabilidades que esto lleva,  acumulando respeto por el Trono de Oriente y finalizando su año a sabiendas de que cumplió su cometido. Ese es un Líder.

Hay ocasiones en que un nuevo V.M., quizás un hombre jóven, tenga dificultades para recibir de manos de un antiguo y respetado Secretario,  el trabajo que tal vez generaciones de sus predecesores dejaron deslizar desde sus  dedos a él.

Pero el V.M. debe saber que siempre tendrá como soporte al Gran Maestre( o su Diputado), para toda tarea de   “laudable responsabilidad “. y que

un buen Secretario, respetará a su V.M. que vive para su trabajo.

Aquí, como todo en la logia, el tacto, la diplomacia, la relajada aceitosidad de los halagos, y las buenas maneras, operan maravillas

Mientras que ocasionalmente puede ser una falla de parte del Secretario, si las relaciones entre su escritorio y  el Oriente  se dañan,  como una regla general, es el V.M. quien será culpable si no puede “llevarse bien “con un oficial confiable y probado  a su lado.

 

Vigilantes

 

Los Vigilantes son la mano derecha y la mano izquierda del V.M.

Quizás ningún uso o costumbre sea mas antiguo que el gobierno de la logia por un V.M. y dos Vigilantes.

Mackey coloca a este requisito como el décimo en la lista de los Landmarks  ya sea que se hayan adoptado los 25 de Mackey o no, lo cierto es que todas las Grandes Logias reconocen como fundamental  a los Vigilantes en la formación, apertura y gobierno de una logia.

No solo los Vigilantes son esenciales en la logia de Aprendices admitidos, Compañeros de Oficio y Maestros Masones, sino que tienen además ciertas facultades inherentes, deberes y  responsabilidades.

Mackey  las denota de esta manera:

“En tanto que un V.M.  puede emplear a otros que no sean los Vigilantes para conferir grados, no puede privarlos de sus cargos ni  absolverlos de sus deberes. “

 

Tripartito

 

El gobierno de una logia es esencialmente tripartito. a pesar de que las logias pueden abrirse, trabajar y cerrarse con la ausencia de los Vigilantes, sus Sitiales deberán ser cubiertos por  Maestros que desempeñen ese oficio temporariamente.

El Primer Vigilante preside en ausencia del V.M. y el Segundo Vigilante lo hace ante la ausencia de ambos, el V.M. y del Primer Vigilante.

Ningún otro hermano de la logia tiene este poder, privilegio o responsabilidad.

El Vigilante que preside la logia en ausencia del V.M. puede llamar a ocupar el Trono a un Ex V.M., pero ningún Ex V.M. puede convocar a la logia en ausencia del V.M.

Esto solo lo puede hacer el V.M., en su ausencia por el Primer Vigilante y en ausencia de estos dos, por el Segundo Vigilante.

Mackey deja sentado que en tanto que el Primer Vigilante ocupa el Oriente por ausencia del V.M. , el Oeste no es ocupado por el Segundo Vigilante en ausencia del Primer Vigilante.

Cada oficial es instalado, confiriéndoseles ciertos poderes.

Un Primer Vigilante en el Oriente, sigue siendo un Vigilante y no un V.M.

 

Es privilegio del V.M. llenar los cargos vacantes temporariamente con otros hermanos.

El V.M. elegido e instalado, o el Primer Vigilante actuando como V.M. ante la real ausencia de este, pueden autorizar al Segundo Vigilante a ocupar el sitial del Oeste. Pero el Segundo Vigilante no puede asumir el cargo del Oeste sin esa autorización, en tanto que el primer Vigilante  es el único hermano, en ausencia del V.M. que puede asumir ese sitio y congregar a la logia.

Estas son las leyes generales a que se adhieren casi todas las Grandes Logias.

Pero  las Grandes Logias, pueden, y no es tan infrecuente, dictar regulaciones locales que son contrarias a las antiguas Constituciones, a los Antiguos Cargos y aun a los Landmarks que son la ley básica de la masonería.

Si una Gran Logia establece que en ausencia del V.M. y de los dos Vigilantes, el Ex V.M. mas antiguo puede congregar, abrir y cerrar la logia,  esa ley es correcta para esa Gran Logia, pero no esta en consonancia con la práctica general de la masonería.

 

Significado.

 

Los Vigilantes se hallan en todos los ritos, en todos los cuerpos de la masonería y en todos los países.

Su origen y derivación da con las traducciones , el significado de la palabra.

Proviene del sajón WEARDIEN, el que custodia, el que mira.

En Francia el Segundo y Tercer Oficial se llaman Premier y Second Surveillant.

En Alemania, Erste y Zweite aufseher. En Italia, Primo y Secondo  Sorvegliante, en España Primer y Segundo Vigilante.

En todos los casos las palabras significan supervisión, observación, vigilancia.

 

Deberes

 

El gobierno de la logia por un V.M. y dos Vigilantes no puede sino ser fuertemente enfatizado. No solo es un deber, sino un derecho el de  “asistir” al V.M. a abrir y gobernar su logia. Cuando El haga uso de esta prerrogativa, su mallete o setting maul debe ser respetado.

Él tiene un “oficial propio”  para que lleve sus mensajes al Segundo Vigilante  o a quien sea, y después del V.M. es quien tiene la responsabilidad de conducir los trabajos mientras esta en labor.

Los deberes del Segundo Vigilante no son menos importantes. Él observa el momento apropiado para llamar a la logia del descanso al trabajo y del trabajo al descanso. segun las órdenes del V.M.

Su trabajo también es vigilar para que  “nadie del oficio convierta a los momentos de descanso en propicios para los excesos y la intemperancia”, sin duda derivación de aquellos dias cuando la palabra “Descanso “ (refreshment) significaba “ beber vino “.

Si hoy no se bebe vino en la logia, seguimos sosteniendo que este cargo para el Segundo Vigilante es importante aunque deba cumplir el desagradable deber de vigilar a los obreros en el descanso para evitar inconductas masónicas.

 

Aprovéchelos.

 

La importancia de los Vigilantes ha sido tan destacada, que ningún V.M. podrá alegar ignorancia acerca de la vital rol que tienen en los asuntos de la logia.

Aquel V.M. que considere a sus Vigilantes poco menos que con la misma importancia que él mismo, estará dejando a la logia un legado porque el que le darán las gracias en los años por venir.

En el curso natural de los hechos, los Vigilantes alguna vez serán V.M. Exceptuando algunas reglamentaciones particulares, en general,  el Primer Vigilante sucederá al V.M. y el Segundo Vigilante alcanzará el Oriente el año siguiente.

 

¿Qué clase de V.M. serán ?

 

La responsabilidad no será solo suya sino del actual ocupante del Trono de Oriente.

Si a éste se le ha hinchado el cráneo con la dignidad de su posición, tal que solo consulta a sus Vigilantes de mala gana y a regañadientes, les dará a éstos poca ocasión para familiarizarse con los asuntos de la logia.

Por el contrario, si se les consulta en todas las ocasiones posibles, inquiriendo su parecer en las políticas de la logia,  y viendo que tengan toda la información posible acerca de caridad, finanzas, membresía y beneficencia,  y derivando una cantidad razonable de trabajo sobre sus hombros, verá que estarán capacitados para llegar al Oriente con una amplia visión del trabajo de logia y sus responsabilidades.

La dignidad del oficio de V.M. se suma a la estatura de cualquier hombre. Ninguna persona es tan importante que pueda agregarle algo a la dignidad del oficio de V.M.

Ninguna persona puede tomar de esa dignidad, pero sí puede que abuse de ella.

Por lo tanto, no importa el trabajo que comparta el V.M. con los Vigilantes, la dignidad, la importancia y la solemnidad  de ese cargo, no podrá ser menoscabada ni siquiera ligeramente.

El V.M. que juega solo, por temor a quedar disminuido frente a sus Vigilantes, estará demostrando una fundamental ignorancia respecto a la invulnerabilidad de su posición.

Pero aquel V.M. que emplea a sus Vigilantes como deben serlo, no solo se asegura un beneficio para su administración, sino que deja a la logia con

candidatos bien educados, candidatos, si se prefiere, para los próximos dos años.

 

EX Venerables Maestros (Past Masters)

 

Afortunada la logia que cuenta con varios de ellos. Pobre de ese cuerpo de la masonería donde los Ex V.M. han perdido aquel interés que tenían  al presidir el Oriente!

El honorable puesto de Ex V.M. se considera segundo en importancia, después del V.M.

Será un buen V.M. de la logia, aquel que hace comprender a los HH, que el puesto de Ex V.M. no es un titulo vacío, sino que lleva derechos y privilegios, pero también deberes y obligaciones.

 

Gran Logia

 

Un Ex V.M. no tiene un derecho natural de miembro de la Gran Logia, como es el caso del V.M. pero en muchas jurisdicciones americanas,  los Ex V.M. son a la vez miembros de la Gran Logia.

En algunas tienen derecho total de voto, y en otras solo parcialmente. en caso de que una logia tenga que decidir asuntos de la Gran Logia.

Que un Ex V.M. reciba ese reconocimiento de parte de la Gran Logia , debe ser visto como uno de los derechos y privilegios de ser Ex V.M.

 

Derecho a presidir

 

Mackey lo ha hecho notar. Un Ex V.M. tiene el derecho de presidir la logia, en ausencia del V.M. y a pedido del Primer Vigilante o del Segundo, si aquel estuviera también ausente.

Según las antiguas costumbres de la masonería, cualquier Maestro masón podría ser llamado a ocupar el Trono por parte del V.M.

La cuestión aquí es quien puede ser llamado al Trono por un Vigilante que ha congregado a la logia por ausencia del V.M.

El reputado jurista masónico apoya la idea de que bajo tales circunstancia, solo un Vigilante, o un Ex V.M. con el consentimiento del Vigilante que preside, puede conducir la logia, y que esto se cuenta entre los privilegios de un Ex V.M.

Sin embargo, esto que puede ser así en ciertos casos, en algunas jurisdicciones, dejan que el V.M. tenga el derecho de designar  a un Maestro masón para ocupar el Trono por el tiempo que sea, siendo por supuesto totalmente responsable por los acciones que tome durante su mandato temporario y por las acciones que la logia adopte en ese tiempo.

 

Derecho a instalar

 

El derecho a instalar a su sucesor es inherente al cargo de V.M. El privilegio de delegar su mandato en otro, está entre los privilegios de su oficio.

No podrá dejar la instalación en manos de ningún hermano que a su vez no haya sido alguna vez instalado. De esta manera la cadena de sucesión al Trono de Oriente no se romperá, desde un V.M. regularmente instalado a un V.M. electo regularmente.

Desde este punto de vista, el derecho de instalación que es privilegio del V.M., se cuenta también entre los derechos de un Ex V.M.

 

Derecho a elección

 

Un muy importante derecho de los Ex V.M. es el de poder ser instalado nuevamente como V.M. sin ocupar antes el puesto de Vigilante.

Quizás no exista otra regulación mas celosamente guardada por las Grandes Logias, que ésta. ya consignada en 1723 ( Old Charges), que ningún masón puede ser instalado como V.M. si no ha sido regularmente electo y ha servido como Vigilante. Existen excepciones, por ejemplo al constituir  una nueva logia,  un hermano que no ha sido antes Vigilante o que no haya sido elegido, podrá instalarse como V.M.

 

Joya

 

Solo un Ex V.M. tiene el derecho de portar la joya de Ex V.M. y el mandil de Ex V.M.

Puede que no posea ninguna de las dos cosas, pero tiene el derecho de vestir ambas,  y ese derecho no puede ser limitado, salvo por parte de la Gran Logia si se sustancia  algún proceso de expulsión  suspensión o exclusión de la logia o caída en falta de pagos de sus obligaciones.

El otorgamiento de la medalla de Ex V.M. por parte de la logia es una bella costumbre, un reconocimiento a su devoción en el servicio, pero no es obligación de la logia, si ésta no desea hacerlo.

Ninguna logia puede quitarle el derecho a un Ex V.M. de vestir la joya y el mandil, si por ejemplo el decidiera pagarlo de su peculio., aunque una Gran Logia puede regular cualquiera de las dos cosas.

 

“El Espíritu dió vida”

 

Así que hay mucho de ley y de costumbre. Mas allá de de esto se llega a los derechos y privilegios espirituales del V.M. tan grandes o pequeños como lo sea ese hombre.

Son evaluados por los hermanos, así como los Ex V.M. los evalúan a ellos.

y deben serlo por una línea a plomo, como la que uso el Señor para colocar ”en el centro de mi pueblo, Israel “, erigida dentro de sí mismo.

 

Si ha  trabajado duro, ha sido capaz, un V.M. conciente, deseoso del bienestar de la logia y de sus Hermanos, pensando solo en las oportunidades de servicio, de la humildad con la cual debe asumir el Oriente,  y la dignidad y sabiduría para presidir, entonces ese honorable cargo de Ex V.M.  será honorable  para su poseedor y honrado por aquellos que saben que lo merece.

 

Pero si ha sido nada mas que  un “cazador de títulos “, un V.M. que ha

pasado”con el menor esfuerzo, y una pobre labor, su presencia en el Oriente es un  freno para la logia, no se complacerá sinceramente al contemplar su joya de Ex V.M. ni sus hermanos le brindarán mayor valor a ese cargo.

Uno de los Usos no escritos de la Fraternidad, y bien conocido para todo el Arte, dice que los honores de la masonería están más en lo que se ve desgastado que en lo que se ve conferido.

El V.M. que  ha merecido su título por un servicio leal y confiable, será honrado toda su vida, aunque no vista el mandil  ni exhiba su joya para denotar su rango.

Quien ha fallado en merecerlo, podrá lucir la más costosa joya, el mejor decorado mandil de Ex V.M., pero no recibirá reconocimiento de parte de sus hermanos, mas allá de las formalidades.

 

Pulgas

 

Hay a veces ( se rumorea), algún Ex V.M. que viene a la logia tomando asiento como si fuera un buitre, buscando qué devorar, listo para abalanzase obre cualquier acto de la administración actual, encontrando fallas.

Hay un famoso dicho de David Harum: “ una cierta cantidad de pulgas es buena para un perro, pero si se incuban, serán el perro “.

Esto quizás sea aplicable y uno o dos de esta clase de Ex V.M. sea benéfica para la logia.

Como regla general, los hermanos que han servido por largos años en los Sitiales y presidido en el Oriente, siendo llevados a disfrutar del rango de Ex V.M., tienen una amplia tolerancia, humildad y conocimiento que agregada a su experiencia, los hace valiosas ayudas en momentos de dificultades.

Aquel V.M. que hace como primer trabajo, el  de pagar el merecido honor a sus predecesores, consultándolos, haciéndolos partes de las Comisiones, dándoles trabajo, tendrá una razonable certeza de éxito.

 

Habla un Ex V.M

 

Estamos algo celosos,¡ somos Ex V.M.!

Pero nuestro celo no es del V.M. sino de la logia a la que amamos y servimos.

Velamos para tenga éxito, crezca, avance, y sea de mas utilidad para nuestros hermanos.

Muchos de nosotros no tuvimos en cuenta los sacrificios personales, sino por el bienestar de la logia. Y estamos listos a trabajar en cualquier puesto. si con eso hacemos que la logia avance otra milla en lo que deseamos sea para siempre, el honorable camino a la gloria.

Por lo tanto Venerable Señor, ÚSENOS. Nosotros ya hemos tenido nuestra pequeña hora en el Oriente.

Tenemos experiencia- y se la pasaremos a Ud. Hemos aprendido a trabajar y haremos trabajo para Ud.

Tenemos alguna comprensión de los problemas de la logia con la membresía,  y se la daremos a Ud.

Dénos un trabajo para hacer, una comisión para integrar, dénos alguno de los trabajos que nadie desea, y nos alegraremos con ello.

Y si Ud. resulta  razonablemente gentil con esto,  y nos trata con una módica cortesía fraternal, - como la que los jóvenes ofrecen a los ancianos- , algún día le daremos a Ud la bienvenida entre los Ex V.M., para trabajar en este círculo sin el cual ninguna logia puede funcionar bien !.,

 

CAPITULO 9.

 

Las Finanzas de la logia.

 

Si todas las logias tuviesen fondos para caridad, si todas las logias depositaran los derechos de admisión y de grados en un fondo especial, Si todas las logias tuvieran una reserva suficiente como para marchar sin tocar esos fondos,  si todas las logias fijaran un presupuesto, y funcionaran sin salirse de él, los V.M. tendrían poca o ninguna necesidad de ocuparse de las finanzas.

Pero es necesario decir que no todas las logias tienen esa situación tan utópica!.

Algunas pocas logias tienen fijado derechos de admisión elevados y cuotas de valor suficiente como para no sufrir  problemas monetarios.

Pero la mayoría de las logias, al igual que cualquier organización, debe cuidar sus gastos dentro de las entradas previstas.

Un V.M. puede hacer mucho en este asunto, aún teniendo un Tesorero experimentado, un  comité de Finanzas con gran capacidad de gestión. puede  ocurrir que los gastos sean excesivos, si no mantiene firme la mano que guía entre la Escila de la parsimonia y el Caribdis de la extravagancia.

 

Presupuesto

 

Considere las ventajas de que la logia fije un presupuesto.

El V.M. que está en el oficio sabe que la logia enfrenta una cantidad de gastos fijos, cápitas a la Gran Logia, luz, calefacción, salarios, impuestos, entretenimientos, caridad, ayudas, y otras más, con lo que debe ir viendo qué esquinas recortar, si es que hay alguna.

Muchas veces, es un verdadero problema confeccionar un presupuesto, pero un V.M. está acostumbrado a los problemas.

Hay logias que tienen una Comisión de finanzas y otro fiduciario, o ambas. Usualmente son experimentados ExV.M. quienes, como nadie, están capacitados para preparar un presupuesto!

Por supuesto que el V.M. inteligente, verá que ese presupuesto sea sugerido y no impuesto, pues pueden presentarse en la logia situaciones imprevistas.

Y esto es en especial cierto cuando se refiere a las peticiones de ayuda y caridad.

Puede suceder que un presupuesto basado en los gastos de ayuda de los últimos diez años, y la suma presupuestada para caridad  sea  insuficientes ante una solicitud imprevista.

 

La Francmasonería no es una sociedad mutual de beneficencia, seguros, ni organización para caridad de los indigentes.

No hay palabra alguna en los rituales ni en las leyes o edictos masónicos, implicando que la logia debe dar auxilio a los necesitados. La caridad es un asunto individual.

La logia tiene fondos que puede distribuir entre sus miembros mas necesitados, pero no como un derecho que debe ser demandado,  sino como un a concesión que se ofrece gustosamente.

Como este es uno de los verdaderos privilegios de la Francmasonería, ningún presupuesto puede ser tan rígido que no pueda ser alterado cuando surgen necesidades.

 

Fondos de caridad

 

Hay tantas maneras de manejar los fondos de caridad como las diez y siete mil logias de esta nación.

Pero, en general, las logias pueden dividirse en las que manejan ayuda desde los fondos comunes  y aquellas que tienen un fondo especialmente destinado.

No es posible presumir cual de los dos sistemas es mejor, pues las circunstancias alteran cada caso.

Se observa que hay logias donde hay oposición a los gastos indiscriminados de la tesorería  de caridad.

Algunos hermanos gastan primero y piensan después como recuperar los fondos.

El V.M. puede declarar estas mociones como fuera de órden, o recurrir a un sencillo procedimiento familiar a casi todos los que presiden.

 

John Smith tuvo la brillante idea  de que como la logia cumpliría veinte años el próximo mes, podrian tomarse quinientos dolares de los fondos de caridad y preparar una “gran noche” para todos los hermanos.

Si el V.M. rechaza esta moción, muy probablemente John Smith y sus amigos se sentirán ofendidos.

En lugar de hacerlo, pruebe esto: -” simpatizo con la idea de mis hermanos de hacer una celebración. Sin embargo, pienso que debemos dejar esto para las sabias cabezas financieras. Y me refiero a la Comisión de celebraciones, que se reunirá mas tarde...”

El V.M. designó a tres hermanos en quienes la logia tenía plena confianza,  y de quienes sabia confidencialmente que no estaban de acuerdo en tomar de los fondos de caridad para una Gran Cena.

Cuando en la siguiente reunión ese comité dio su informe, el V.M. quedó fortalecido en su posición de que el ahorro es más importante que los estómagos llenos.

Y como el V.M. es quien  designa a todas las comisiones, no quedo en evidencia su parecer.

 

Gran Logia

 

La importancia de cumplir con los pagos debidos a la Gran logia, dificilmente pueda ser sobre enfatizado.

En algunas logias, es ésta la que cumple con esos pagos directamente a la Gran Logia, en tanto que en otras es responsabilidad directa de cada hermano. y la logia solo actúa a modo de agente de recaudación.

En cualquiera de los dos casos, aparte de los que la Gran Logia reserva para sí, mantiene otros cuerpos de Gran Caridad, escuelas, orfanatos, hospitales y fundaciones, que requieren pagar salarios a sus empleados, imprimir informes y otros gastos para mantener la francmasonería en la jurisdicción.

En ocasiones las logias se atrasan en los pagos a la Gran Logia, a veces por eventos desafortunados  y a veces por mal manejo de las finanzas.

El V.M. que hereda una de estas situaciones, no será muy popular, pero serán reconocidos sus  esfuerzos si salda la deuda con la Gran logia.

El V.M. que llega a Oriente en una logia que no le debe a la Gran Logia y que cuando la deja, ésta queda en una posición incómoda,  o bien tuvo una buena razón o tiene una conciencia perturbada.

 

Templos

 

Las logias que tienen templos, tienen problemas de gastos., Al igual que los derechos para la Gran Logia, estos gastos deben figurar primero en las finanzas de la logia.

El crédito de la masonería ante el público es mucho más importante que el entretenimiento, Sí, aún más que la caridad y los desembolsos para ayuda.

Una logia que no cumple con las obligaciones ante los bancos no goza del respeto de la comunidad.

Una logia que paga sus obligaciones puntual y exactamente, no importa cuales sacrificios haya hecho, estará haciendo un servicio masónico verdadero en interés de la Francmasonería.

Será un excelente V.M. aquel que pone su hombro a la rueda, no importa si sus músculos se llagan !.

 

Derechos

 

Muchos V.M. viven afligidos por la cuestión del pago de los derechos; recaudación por una parte y envío por la otra y  con frecuencia aparecen problemas dormidos.

Unas pocas logias tienen algunas normas que facilitan problemas, pero es parte de la tarea del V.M. usarlas como las encuentra,  y no intentar cambiarlas a su conveniencia.

Desde el punto de vista de los derechos, existen dos clases de hermanos, los que pueden pagar y los que no pueden.

Aquellos que no pueden pagar, hasta  la intimación, están en la categoría de los que  “pueden “.

 

Aquel V.M. que constantemente enfatiza ante su logia, que la masonería es un privilegio, y que la membresía a una logia es una valiosa propiedad, que cada miembro debe apreciar y conservar, tendrá menos “no puedo “entre sus  “puedo”.

Ninguna logia busca perder a sus hermanos por falta de pago (NPD),

y muchas realizan ingentes esfuerzos para que esta desagradable trabajo sea innecesario.

 Hay veces en las logia tienen en cuenta el tiempo en que ese hermano que se dará  de baja, estuvo en buena posición.

Un hermano que fue sus pendido por falta de pago, durante uno o dos años, en general no enfrentará obstáculos infranqueables al momento decidir el retorno.

Pero para aquello que durante mucho tiempo permanecieron radiados, se hace con frecuencia imposible que pregunten por la reincorporación.

El V.M. que recorre la lista de delincuentes con un peine fino, y  la ayuda de los Ex V.M. puede diferenciar cuales hermanos no están en condiciones de pagar y son merecedores de que la logia cancele su deuda, y aquellos  que pueden pagar, pero son negligentes, desinteresados o necesitan un tratamiento drástico.

 

Recaudación

 

El cobro de los derechos de la logia, frecuentemente se deja en manos del Secretario que es quien lo hace mejor, y este mejor es digno de elogios.

Pero con una logia muy grande y los hermanos esparcidos, es poco que este oficial puede hacer personalmente.

Pero quien puede hacer mucho, a través de una comisión.

En una ocasión, un V.M. designó a su primer Vigilante como Maestro de cobranzas, suspensiones y renuncias, asignándole veinte asistentes y tuvo el menor número de suspensiones por falta de pago y de renuncias de cualquier año de la historia de la logia, y eso que ocurrió en los años de la depresión.

 

Lo que opera maravillas con aquellos que están en deuda, pero que pueden pagar, es el contacto personal. Por supuesto que todo depende de la clase de contacto que se ejercite.

La idea del Primer Vigilante como mediador, funcionó bien porque la idea en sí es valiosa.

El dijo a los miembros: -” No tenemos que llegar a los hermanos con la actitud de un recaudador de impuestos, no hay presión, ni coacción o apuro.

Tratamos de llegar a quienes pueden pagar como un hermano a otro, auxiliándonos mutuamente en el problema”.

Hábleles de los casos de caridad, sin dar nombre alguno,  hábleles de que hay  hermanos que son mucho más pobres, y están ayudando. Y después pregúntele si estaría dispuesto a colaborar pagando su deuda, algo ahora y el resto mas adelante, recordando que somos todos hermanos y que hablamos como tales...

 

Y esto funciona!

No importa el método, la cobranza de los derechos es de la mayor importancia.

Quien está cumpliendo su tarea en Oriente, a veces tiene que compartir esa desagradable misión.

 

Aumento en las cuotas

 

En ocasiones aparece el problema  de elevar las cuotas que se cobran. Las condiciones cambian y lo que era suficiente en el pasado, puede que ahora no alcance.

La Gran Logia ha elevado las cápitas, los fondos de caridad  se necesitan para el pago de los impuestos, los derechos de admisión fallaron por la renuncia de algún candidato.

No importa que es una práctica racional, la melancólica verdad es que la logia depende de esos pagos para afrontar sus gastos!.

Elevar las cuotas es siempre un trabajo ingrato.

Pero debe hacerse

 

El camino mas fácil y de menos complicación es el de la educación.

Averigue qué hermanos  con alguna preferencia y que Ex V.M. sin duda preferidos, estarían a favor del incremento de las cuotas.

Desígnelos a todos ellos en una comisión. Exponga la situación, y deje en claro que a menos que la cuota suba de seis a ocho, de diecisiete a diez y ocho o al número que sea, sufrirá la logia, los hermanos y la caridad.

Luego divida la lista de la logia entre los miembros del comité, dándoles a cada cual los nombres de los hermanos que conocen mejor.

Si el comité trabaja a conciencia, llamando, escribiendo y hablando a los miembros de su lista,  se puede convocar a una reunión donde se adopte una nueva norma o se mantenga la anterior, dando al menos una buena impresión.

 

Enfrentado a este problema, un V.M. debió elevar las cuotas tres veces en un año.

En la logia se requería una mayoría de dos terceras partes, para aprobar los cambios. Cuarenta por ciento voto por ellos la primera vez, cincuenta y dos por ciento la seg8nda y sesenta por ciento la tercera vez mostrando que la educación y la persistencia triunfan siempre.

 

Sugerencias

 

A veces, cuando una elevación de cuotas permanente no es aceptada, se puede hacer que funcione en un plan de cinco años. O sea, la norma se puede redactar para que el incremento sea progresivo durante los cinco años siguientes  y que tal incremento se emplee para algún propósito especial,  impuestos atrasados, cancelación de deudas o lo que sea.

 

En una logia en la cual se hace esto, un V.M. inteligente, designará una comisión para revisar esto cuando se aproxime el fin de los cinco años.

El informe de la comisión tendrá en cuenta las deudas canceladas y los pagos pendientes, y acostumbrados después de cinco años a una suma mayor, nadie preguntará si es posible  tener un valor menor en las cuotas.

 Un hombre debía siete dólares a un almacén que no se los había cobrado y recibió una factura por diez y siete dolares. Esto ocasionó que el cliente exaltado fuera al local a reclamar que solo pagaría lo que debía, su deuda de siete dólares.

El cobrador dijo  lo siento mucho, aparecen confusiones !  y aplacó al deudor quien pago lo que debía.   ¡Naturaleza humana!

 

En una cierta logia se hizo necesario elevar la cuota de siete a nueve dólares,

El V.M. persuadió al proponente de fijarla en diez dólares. En medio de una alterada discusión donde algunos hermanos estaban en contra de una drástica medida de cambio, un hermano propuso que lo propuesto se redujera a nueve dólares.

La logia estuvo de acuerdo y lo sintió como una victoria, aceptando la elevación de la cuota.  ¡ Naturaleza humana!

 

Planes

 

El deber es una ley. Esta es una creencia nacional. En las logias, con frecuencia se expresa esto como una nueva idea, un plan, o esquema que sus proponentes piensan que será financieramente deseable.

 

No es el propósito de estas páginas discutir los pro y los contras de la vida de los miembros, a quienes se sustentan sus deudas,  se remiten las deudas de aquellos que estuvieron en buena posición por veinte años o más.

Las ideas que son buenas para la logia A, fallan en la logia B. Pero Sí, es el propósito de cualquier V.M. que se enfrenta con intentos de hacer drásticos cambios en el sistema de finanzas, o las ideas de algún miembro vitalicio, el informarse como proceder.

 

Primero, posponga toda acción hasta que se pueda arrojar sobre ella alguna luz.

Segundo, comuníquese con la Gran Logia para saber que le pueden decir del tema y que otras Grandes Logias  de la jurisdicción han enfrentado planes semejantes.

Tercero, aprenda de la experiencia nacional, recurriendo a la biblioteca de la Gran Logia o a la correspondencia con quienes pueden saber algo del asunto.

la correspondencia fraternal entre Grandes Logias, sin duda será un punto valioso para poner al V.M.  al tanto de docenas de esquemas financieros empleados en diferentes jurisdicciones.

 

¡No lo haga!

 

Como regla general, desinfle las expectativas de cualquier intento de que aunque sea una posibilidad remota, los ingresos de la logia podrían ser reducidos.

Una nueva logia, recién constituida con el entusiasmo y la ignorancia de la juventud, propuso una norma  por la cual todos los miembros que cumplieran veinticinco años en la logia, estarían exentos del pago de las cuotas.

Parecía muy fácil,  exceptuar las deudas en veinticinco años hacia el futuro de los más leales miembros.

Se calculaba que la mayoría estarían muertos, otros habrían renunciado y algunos excluidos, tal que de los originales ochenta y cuatro hermanos, solo unos pocos serían elegibles para esa patente de fidelidad.

Sanos consejos y buenas sugerencias prevalecieron y esa norma no se adoptó.

El Secretario estaba entre los miembros fundadores  que sobrevivió y al fin de los veinticinco años hizo este cálculo:

De los originales ochenta y cuatro fundadores, vivían aún cuarenta y tres. La logia creció pero lentamente y en su cumpleaños veinticinco, contaba con ciento  treinta y siete miembros.

Si se hubiera cumplido el propósito original, mas de un treinta por ciento de la lista estaría libre de pagos,  reduciendo los ingresos de la logia en mucho mas de una tercera parte, puesto que los derechos por ellos a la Gran Logia deberían seguir siendo pagados.

 

¡Ponga los frenos!

 

El V.M. que se enfrenta a algún revolucionario sistema de finanzas, debe derivarlo a una comisión, decir que por el momento no esta a consideración,  y más adelante deje que encargados competentes, solo entonces, expongan sus conclusiones ante la logia.

Los sentimientos jamás deberán interferir con la salvaguarda de los fondos de la logia.

Las mismas precauciones de auditoría, cauciones, dobles firmas, cuentas conjuntas,  comunes en los buenos negocios,  son también indicados como sabias protecciones para los fondos de la logia.

En la lista de tareas del V.M. una de las mas importantes es la de actuar como un freno para  los excesos de entusiasmo de los bien intencionados.

 

CAPITULO 10

 

El ideal.

 

Un ideal es la perfección hacia la cual tendemos las manso, pero que jamás alcanzaremos.

El V.M. ideal jamás presidió en ningún Oriente, porque el V.M. ideal debería ser perfecto y la perfección no es dada a los seres humanos.

Sin embargo lo atractivo es tener el ideal ante nosotros, lo mas cercanamente que podamos aproximarnos a él, lo mas vigorosamente que podamos adquirir.

El V.M. ideal conoce a su masonería, ha gastado año tras años con muchos libros. Para él, el romance,  la historia, las luces de la aventura, los grandes hombres que fueron masones, los Grandes masones que practicaron el Arte, le son familiares.

En espíritu el está parado delante del rey de los Maestros Masones, en la construcción de una de las grandes catedrales de Europa. Ha cenado con Elías Ashmole y desayunado con Sir Christopher Wren. Ha tomado asiento en la logia con Preston, Desaguliers, Hurchinson, Jeremy  Cross y otros cientos.

Asistió a la iniciación, ascenso y exaltación de George Washington, y se arrodilló junto a él en Valley Forge.

Aprendió masonería a los pies de Benjamin Franklin,  Viajó hacia el oeste con la francmasonería desde Pennsylvania y Massachussets a los comienzos, hasta la costa del Pacífico.

Durante la Revolución, la guerra de 1812, las campañas de Méjico, la guerra civil, la guerra con España, la guerra mundial,  ha visto como la masonería opera milagros.

 

Él conoce algo de la literatura masónica, qué libros recomendar a sus hermanos, donde hallar las respuestas  a las preguntas que le han hecho.

El V.M. ideal lo tuvo en su bolsillo o en la cabecera de su cama, durante años, antes de llegar al Oriente.

El V.M. ideal vigila su logia para que todo sea armonía. Bajo su mandato no se desarrollan ni fisuras ni cismas, prevalecen la paz y la armonía.

Tranquiliza a los descontentos y levanta el ánimo a los separados.

Atiende al irritable y hace que se contenga, evitando todas las situaciones de celos. Es amigo de todos los oficiales, de todos los Ex V.M. de todos los hermanos.

El V.M. ideal deja a su logia en un mejor estado financiero que antes de s mandato. Sus gastos son menores que los ingresos con lo que la logia sale ganando.

 El V,M ideal presta gran atención a los deberes para con la Gran Logia, asiste con fidelidad, toma parte en las deliberaciones, vota con el interés de su jurisdicción en el corazón, y actúa como una fuerza constructiva en el cuerpo de gobierno de la Francmasonería.

El V.M. ideal tiene reuniones de interés. Siempre estará trabajando, y duro, para imaginar eventos, disponer programas, que no solo sean interesantes sino instructivos a los hermanos.

Serán aquellos mejores masones y por tanto mejores hombres, gracias a las horas que gastó detrás de las puertas a cubierto de la logia que preside.

 

Para el Arte, es quien da -”una instrucción buena y confiable “. Ningún hermano saldrá de una de sus reuniones sin un pensamiento elevado acerca de la masonería en su corazón.

Los grados son dignificados cuando los practica. Los hermanos no solo reciben instrucción ritualística, sino algo que hace que lleguen a ser  “un hermano bueno y confiable entre nosotros”.

Sus oficiales quedarán como marcados, para cuando  al giro de la rueda, les llegue el turno de ocupar el Trono de Oriente.

 

El V.M. ideal considera la desgracia y la   aflicción como asuntos tan a su cuidado, como los de la logia.

Ningún hermano caerá en cama o llamará  al doctor sin que el V.M. ideal vea qué puede hacer por él.

Ninguna viuda o niño huérfano sufrirá en soledad por aquel que pasó a ls Gran Logia Blanca, sin tener  una palabra de consuelo o una lágrima  del líder de sus hermanos. Y hace tanto como un hombre puede, por mantener los lazos de la Mística cadena entre ellos y su logia.

 

Ningún hermano o familia de un hermano que pide ayuda, dejará de recibirla tanto como la logia pueda. Puede suceder que esa ayuda  consista en un consejo, una sugerencia, pero es un toque amistoso en la hora que mas se necesita.

Si lo que se requiere fueran ropas, alimentos o medicinas para quienes no pueden comprarlos, el V.M. ideal  hace de esto su tarea, para conocer los hechos y presentar un informe de simpatía a la logia.

 

El V.M. ideal no tiene problemas para preservar la dignidad de su cargo, pues los hermanos respetarán  a los V.M. que respetan al Oriente.

 

El V.M. ideal no tiene en cuenta, cuando la logia llama, ni su descanso, sí,  ni  aún  el sueño, sus compromisos sociales, recreación y placeres personales.

Él pone por un año todos los asuntos de la logia por delante de todas sus necesidades y de todos sus asuntos, exceptuando su familia y su Dios, pues en un sentido muy real es el verdadero siervo de sus hermanos, y toma esto con placer porque sabe lo honorable que aparece ante todos los hombres.

 

El V.M. ideal tiene un  reloj y lo Usa!

Si cincuenta hermanos esperan diez minutos más allá de la hora por un V.M. impuntual, estará gastando mas de ocho horas de tiempo fraternal, con no mas derecho que gastar de los fondos de la logia.

Sus grados deben ser comenzados a tiempo y debe exigir puntualidad a sus oficiales, tanto como se la exige a sí mismo.

 

Las tradiciones de su logia y de la Fraternidad deberán permanecer sagradas en mente y en práctica.

Los Antiguos Landmarks son preservados, las leyes, edictos y resoluciones de la Gran Logia, respetados, y las normas meticulosamente observadas. Y los registros de la Gran Logia serán consideradas como recomendaciones a consultar provenientes de la autoridad.

El V.M. ideal es guía, filósofo y amigo de de los hermanos en problemas, y de los que  a su turno sean V.M. y no tengan a quien recurrir.

Es mediador en problemas domésticos, aconseja a un padre por el desvío de su hijo,  ayuda a una viuda a invertir sus dineros de una manera inteligente, obtiene empleo para aquellos que están desocupados, colabora con cada uno, pintando un porch, y sí, aún lavando la cara a un niño, el aporte de un V.M. a mantener la casa  de un hermano enfermo!

 

El V.M. ideal mantiene siempre ante sí la necesidad de considerar los problemas con una sonrisa de comprensión tolerante.

Si ha tenido siempre cierto genio, mejor  será que lo abandone por un año antes de llegar al Oriente.

Constantemente se encontrará con que muchos hombres tienen mentes diferentes, y que dos hermanos con puntos de vista opuestos, pueden ser ambos  sinceros y honestos.

No toma partido, sino que se ubica en el balance de la rueda, y gobierna firmemente y con justicia, pero esa firmeza estará  atemperada por la bondad y la justicia por la compasión.

El V.M. es un entusiasta de su trabajo, y religiosamente conciente de sus propias limitaciones. Recibe rápidamente advertencias y sugerencias, pero antes de adoptarlas piensa una y otra vez.

 

El V.M. ideal está receptivo a cualquier sugerencia, pero considerará  las que parecen poco sabias, sin tener en cuenta lo importante que pueda ser el hermano de quien provengan.

Él es el responsable y por lo tanto toma sus decisiones, pero también sabe que dos cabezas a veces piensan mejor que una, y acepta los consejos bien intencionados  y los busca cuando está en problemas.

El V.M. ideal está primariamente mas relacionado con las políticas que con los detalles, delegando estos en manos de las comisiones cuidadosamente escogidas.

Pero sabe cuales son sus obligaciones y supervisa todas las actividades. Muchos V.M. se desentienden de los detalles y  terminan perdiendo el control de los acontecimientos. El V.M. ideal no se sale del camino!

 

El V.M. ideal es un masón ideal. La masonería es parte de él, y él es parte de la masonería.

Con todo su corazón y toda su alma, vive su vida masónica de modo que los demás hermanos comprueben que no es una simple máscara sino una fuerza vital.

Finalmente el V.M. es humilde en mente. No es para él el orgullo del sitial y el poder, aunque tiene ambas cosas.

No es para el el gran garrote, aunque puede usarlo, sino las cadenas de seda  que atan mas que los nudos de una cuerda.

 

El V.M. ideal  siempre tiene presente que aunque ha sido elevado a la mas alta y honorable posición que le pueda dar la logia, realmente ocupa el Trono de Oriente si piensa en primer, último y todo momento en la logia, y sus hermanos y jamás en sí mismo.

 

¿Elevado ? Por supuesto que es un ideal elevado.

Todos los ideales muy elevados lo son hasta que nos ascendemos y tocamos las estrellas.

Pero podemos hacer el esfuerzo de llegar a ellos..

Difícilmente pueda hacerlo aquel V.M. que cuando descansa sin poder dormir en su almohada, piensa en las oportunidades perdidas, en el trabajo no realizado, y en el que  ya jamás se podrá hacer.

 

Feliz de aquel V.M. que entrega el mallete al cabo de su año,  sabiendo que hizo todo lo que debía, y que un mortal no podría hacer mas.

Ese es el que podrá pararse por última vez en el Oriente, justo antes de instalar a su sucesor llevando un ramillete de romero en la solapa.

 

(Romero (Rosemary): significa  remembranza, conmemoración, recuerdo.)

----------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

         

Museum Home Page     Phoenixmasonry Home Page

Copyrighted © 1999 - 2013   Phoenixmasonry, Inc.      The Fine Print